Archivo de Público
Martes, 30 de Julio de 2013

Mursi sigue retenido en paradero desconocido mientras el Gobierno no le reconoce como "preso político"

Una alta representante de la UE se reunió con él este lunes. Francia y Sudáfrica se unen a los países que piden su liberación

AGENCIAS ·30/07/2013 - 16:21h

La Presidencia de Egipto ha afirmado este lunes que el exmandatario Mohamed Mursi, derrocado el 3 de julio, no es un preso político y ha recordado que hace frente a acusaciones judiciales.

La semana pasada, un tribunal de El Cairo ordenó el arresto de Mursi por un periodo de quince días por diversos cargos de homicidio, secuestro y colaboración con el movimiento palestino Hamás en una fuga carcelaria masiva llevada a cabo en enero de 2011 y entre cuyos liberados figuraba el propio exmandatario. Hermanos Musulmanes calificaron estas acusaciones de "ridículas". El expresidente permanece arrestado en una instalación militar no identificada desde dicho día, en el que el Ejército anunció la suspensión de la Constitución y puso al Tribunal Constitucional al frente de la Presidencia.

El portavoz presidencial, Ahmed al Muslimani, ha recalcado asimismo que no existe la posibilidad de que Mursi sea reinstaurado en el puesto y ha manifestado que "nadie" puede dar marcha atrás en la 'hoja de ruta' anunciada por el actual presidente, Adli Mansur. Por otra parte, ha indicado que la Presidencia está dispuesta a conversar con los miembros de la organización islamista Hermanos Musulmanes, a la que pertenece Mursi, "que no tengan las manos manchadas de sangre", según ha informado el diario egipcio Al Ahram.

El portavoz presidencial recalca que no existe la posibilidad de que Mursi sea repuesto En este sentido, ha lamentado el fallecimiento de civiles en los disturbios registrados desde la caída de Mursi y ha resaltado que las autoridades no distingue a las víctimas en base a su afiliación política. "No protegemos a nadie y no encubrimos ninguna mala práctica. Confiamos en que nuestro sistema judicial será imparcial y tomará las medidas necesarias contra cualquier persona que haya cometido un crimen", ha remachado Al Muslimani.

Hermanos Musulmanes y sus aliados han acusado a las nuevas autoridades de acceder al poder a través de un golpe de Estado militar y de lanzar una campaña de represión contra los movimientos islamistas. Las fuerzas de seguridad han arrestado a decenas de altos cargos de partidos islamistas desde la caída de Mursi.

Más de un centenar de personas -la mayoría de ellas seguidores de los partidos islamistas- han fallecido a causa de la represión militar y de los enfrentamientos registrados entre seguidores y detractores de Mursi desde su derrocamiento, que se produjo en medio de una gran movilización contra su mandato, si bien sus seguidores también celebraron manifestaciones masivas para respaldarle.

"Mursi se encuentra bien y está informado"

La alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Catherine Ashton, afirmó este martes que Mohamed Mursi se encuentra bien y tiene acceso a información, a través de la televisión y la prensa. Ashton hizo estas declaraciones en un encuentro con periodistas de agencias en El Cairo tras visitar anoche durante dos horas a Mursi, retenido por el Ejército en paradero desconocido.

"Mursi y yo pudimos hablar de la situación y de la necesidad de seguir adelante" La jefa de la diplomacia europea reconoció que desconoce la ubicación del lugar donde está recluido Mursi, aunque señaló que hizo un recorrido por sus instalaciones. Dijo que departió "en profundidad" con el derrocado mandatario. "Pudimos hablar de la situación y de la necesidad de seguir adelante", apuntó la responsable.

"Tuvimos conversaciones amistosas, abiertas y francas durante las dos horas que lo vi", agregó Ashton, que indicó que la última vez que estuvo en Egipto, la semana pasada, advirtió de que no volvería a menos que pudiera visitar a Mursi. "Le transmití los buenos deseos de gente de aquí y él me solicitó que los agradeciera -explicó Ashton-. Estoy intentado asegurarme de que su familia sepa que él está bien". Ashton insistió en que ha acudido al país árabe con la intención de ayudar y no de imponer a los egipcios lo que tienen que hacer.

Recordó que ayer se reunió con el vicepresidente de Relaciones Exteriores, Mohamed el Baradei; el presidente interino, Adli Mansur; el primer ministro, Hazem el Beblaui, y con el jefe del Ejército Abdel Fatah al Sisi, así como con miembros de las organizaciones Jóvenes del 6 de Abril y "Tamarrud".

Ashton se entrevistó también con responsables de los Hermanos Musulmanes -grupo al que perteneció Mursi hasta que accedió a la presidencia-, de la llamada Coalición Nacional para la Defensa de la Legitimidad, y con el ex primer ministro de Mursi, Hisham Qandil.

"Francia pide la liberación de los presos políticos, incluido el anterior presidente Mursi" "Este es un gran país y tiene que seguir adelante", subrayó Ashton, que dijo que las autoridades civiles tienen que impulsar elecciones en las que participe todo el mundo. La responsable europea destacó, además, "que no hay sitio para la violencia" y que la gente tiene que manifestarse de forma pacífica, mientras que el Gobierno deben velar por su protección.

Francia y Sudáfrica piden la liberación de Mursi

El Gobierno de Sudáfrica pidió hoy a las autoridades egipcias que liberen de forma incondicional al depuesto presidente Mursi. "El Gobierno sudafricano se suma al llamamiento de la comunidad internacional para la liberación incondicional del presidente Mursi y de todos los presos políticos detenidos desde el inconstitucional cambio de gobierno del 3 de julio", dijo el Ministerio de Exteriores de Sudáfrica en un comunicado.

Su homólogo francés, Laurent Fabius, también ha pedido este martes "la liberación de los presos políticos" en Egipto, "incluido" el expresidente Mohamed Mursi. "Francia pide el cese de la violencia y la liberación de los presos políticos, incluido el anterior presidente Mohamed Mursi", ha declarado Fabius ante los periodistas en París. "Condenamos la violencia e instamos al diálogo", ha proseguido. "La situación es muy crítica en Egipto, y es necesario volver a la senda democrática y renunciar a la violencia", ha concluido.

Las peticiones de Francia y Sudáfrica se suma a la que en su día hicieron países como Estados Unidos y Turquía, así como la Unión Europea en su conjunto.