Sábado, 6 de Octubre de 2007

José Castro presenta en París su segunda colección envuelta en rosa

EFE ·06/10/2007 - 21:58h

EFE - Una modelo luce una creación del diseñador español José Castro, durante el desfile que se celebró hoy en la Sala Gabriel del Carrousel du Louvre, en París (Francia). EFE

Jugando con cuatro colores, y con el rosa como protagonista, el diseñador José Castro presentó hoy en París su segunda colección en la Sala Gabriel del Carrousel du Louvre, ante más de 400 personas, entre ellas Didier Grumbach, presidente de la Federación Francesa de la Alta Costura y el Prêt a Porter.

Castro, seleccionado por segundo año consecutivo por la Federación, ha mostrados su colección "Noitulove", inspirada en las actrices de cine de los años 40, dentro del calendario "on" de la Semana de los Creadores de París, sobre una pasarela rosa y ante más de medio centenar de medios de comunicación internacionales.

Los modelos de Castro son de manufactura totalmente española, algo de lo que el diseñador se siente muy orgulloso, hasta el punto de que en todas sus etiquetas ponen Made in Spain.

Sus propuestas para el verano 2008 han arrancado con un conjunto de pantalón y chaqueta rosa salpicada de apliques de flores de organza en el cuello y pecho; este adorno floral ha sido una constante en la colección, igual que las capas superpuestas de tejido que se montan en volantes.

Chaquetas y faldas de piel arrugada y muy ceñidas, pantalones estilo años 80, vestidos de algodón en los que juega con volúmenes y camisas de satén de seda natural con detalles de organza han destacado también sobre la pasarela.

La colección se ha cerrado con un vestido de novia cuajado de flores de organza en el que se han utilizado más de 150 metros de tela de la casa Gratacós, que por primera vez ha apostado por un diseñador y es la única firma que desde 1940 sigue emplazada en el Paseo de Gracia de Barcelona.

José Castro ha explicado que esta segunda colección ya tiene un carácter más comercial, "porque hasta ahora lo que quería era venderme a mí mismo", aunque en la presentación del año pasado vendió un centenar de prendas en día y medio.

Aunque está afincado en Cataluña desde hace varios años, Castro nació en A Cañizo (Pontevedra), en el seno de una familia humilde, y durante varios años ha compaginado estudios y trabajo para poder llegar hasta París, que era su gran sueño, aunque dice que en realidad, lo que le gusta de verdad es el cine, sobre todo las películas de miedo.

Esta afición también ha estado presente en el desfile porque antes de empezar éste como fondo musical se escuchaban risas y fragmentos de diálogos de cine.

No esconde que por dos veces intentó entrar en Cibeles de Madrid sin obtener ninguna respuesta.

Pero ahora asegura estar muy contento en Barcelona y con el apoyo que recibe del Consorcio de Promoción Comercial de Catalunya (COPCA), iniciativa que se enmarca dentro del Plan de Promoción de la Moda 2007-2010 que impulsa la Generalitat de Cataluña para internacionalizar a creadores y diseñadores afincados en esa comunidad.