Archivo de Público
Lunes, 29 de Julio de 2013

Los bomberos aún no dan por controlado el incendio de Villarana

El fuego, que obligó a 150 personas a abandonar sus casas, ha asolado más de 80 hectáreas de pinos. Medio centenar de dotaciones terrestres y aéreas trabajan en su extinción

EFE ·29/07/2013 - 10:42h

Tras estabilizar el incendio que ha quemado unas 80 hectáreas de pinos en Villarana (Barcelona) desde que se declaró el pasado domingo, medio centenar de dotaciones terrestres y medios aéreos, apoyados por Agrupaciones de Defensa Forestal, trabajan en su extinción.

Unos 150 vecinos tuvieron que ser evacuados y aunque el incendio está estabilizado, los bomberos aún no lo dan por controlado porque quedan puntos calientes que están siendo remojados y que podrían rebrotar con las altas temperaturas y el viento. Los Agentes Rurales de la Generalitat ha iniciado ya la investigación sobre las causas y han informado de que "todavía no hay ningún indicio" sobre el posible origen.

La policía ha reabierto este lunes los accesos a las dos urbanizaciones de Vallirana más cercanas al fuego, Vallirana Park y La Selva Negra, de donde se desalojaron el domingo preventivamente a los 150 vecinos, que ya han podido regresar a sus hogares tras pasar una noche "larga y llena de incertidumbre", han explicado algunos afectados.

"Con las primeras llamas nos fuimos y lo dejamos todo tal y como estaba. Hemos seguido con mucha preocupación la evolución del fuego. Temíamos que pudiera afectar a la casa, pero no ha llegado", ha explicado Mari Cielo, que ha pasado la noche en casa de su hermano en Piera (Barcelona).

La dirección general de Protección Civil mantiene activada la alerta del plan Infocat, después de que el lunes también se hayan declarado otros dos incendios de vegetación forestal en las comarcas del Alt Penedès y el Vallès Occidental, que han podido ser ya extinguidos. Estos dos incendios se han originado, probablemente, a causa de los rayos caídos durante una tormenta, en Sant Martí Sarroca, en la montaña de Can Mata y en Sant Llorenç Savall.

La superficie finalmente afectada por el incendio es de 80,2 hectáreas, la mayoría, de pino blanco (regenerado del incendio de 1995) y matorral, la mayor parte pertenecientes al término municipal de Vallirana, con 63,03 hectáreas, y el resto a Cervelló (5,45 Ha) y Torrelles de Llobregat (11,53 Ha).

La zona urbanizada donde se originó el fuego se había acondicionado este mismo mes, aunque las últimas franjas de seguridad se hicieron hace cinco años, según ha explicado la alcaldesa de Vallirana, Eva Martínez, que ha lamentado la falta de ayudas para que puedan llevar a cabo este tipo de tareas.

La alcaldesa del municipio lamenta la falta de ayudas para hacer franjas de seguridad

Martínez ha recordado que la zona boscosa en la que se declaró el fuego se considera que "forma parte de la trama urbana consolidada, por lo que no hay ayudas para hacer franjas de seguridad, aunque el bosque está muy cerca y es un peligro".

Una veintena de los 150 vecinos desalojados en Vallirana han pasado la noche en los apartamentos L'Escut, habilitados el domingo para poder acoger a los afectados, mientras que el resto han dormido en casa de familiares y amigos.

Una vecina, Lourdes, ha recordado: "estábamos en casa de mis padres, también en Vallirana, cuando vimos una gran columna de humo en la zona en la que vivimos". Finalmente, la familia logró acceder a su casa caminando, porque los accesos para vehículos estaban cerrados. "Conseguimos coger alguna documentación pero enseguida nos desalojaron porque el fuego acechaba por el norte y por el sur", recuerda esta vecina. 

Otra de las afectadas comentaba que "ha sido la noche más larga de mi vida, quería volver a casa pero temía lo que me pudiera encontrar", comentaba otra de las afectadas. La alcaldesa se ha felicitado por no tener que lamentar daños personales y, sobre las afectaciones materiales, ha explicado que se han limitado a jardines, vallas y elementos de exterior.