Archivo de Público
Sábado, 27 de Julio de 2013

Higuaín, el nuevo 'capo' napolitano

Real Madrid y Nápoles hacen oficial el traspaso. El argentino pone fin a siete años en la entidad blanca para aterrizar en la 'casa' de Maradona

AGENCIAS / PÚBLICO ·27/07/2013 - 16:39h

NAPOLÉS - Higuaín, junto al presidente del Napolés Aurelio De Laurentis.

El Real Madrid y el Nápoles han hecho oficial este sábado el traspaso del delantero argentino Gonzalo Higuaín del club madridista al conjunto napolitano a través de sus respectivas páginas web.

El Madrid publica en su página web un comunicado confirmando la operación y deseando "mucha suerte en su nueva etapa" al delantero argentino. "El Real Madrid C. F. comunica que el jugador Gonzalo Higuaín ha sido traspasado al Nápoles. El club quiere mostrar su agradecimiento a todos estos años de dedicación y profesionalidad, y desearle mucha suerte en su nueva etapa", es el breve comunicado del club madrileño. 

Por su parte, el Nápoles ha publicado tanto en Twitter como en su página web una foto de Higuaín firmando su contrato junto al presidente de la entidad napolitana, Aurelio De Laurentis. "Ahora ya es oficial, Higuaín es uno de los nuestros", es el mensaje que acompaña dicha imagen. El argentino llegó hace tres días a Italia y ha superado el reconocimiento médico en Roma.

Pese a que ninguno de los dos clubes detalla las cifras del traspaso, según los medios italianos, se ha podido cerrar después de que el club italiano se haya comprometido a abonar al Real Madrid 40 millones de euros. Según las fuentes, Higuaín ha firmado un contrato que le vincula con el conjunto celeste hasta 2018 por cerca de 4,5 millones de euros netos por temporada. Muy probablemente Higuaín será presentado este lunes, una vez terminada la concentración del equipo en la localidad de Dimaro (norte de Italia), coincidiendo con el día en el que el Nápoles disputará en casa, el Estadio San Pablo, con el Galatasaray turco la Copa Acqua Lete, patrocinadora del club.

El futbolista, que llegó al Real Madrid en 2006 tras iniciar su carrera en River Plate, cierra así un ciclo de siete temporadas donde ganó tres Ligas (2007, 2008 y 2012), dos Supercopas de España (2008 y 2012) y una Copa del Rey (2011), llegando a anotar 121 goles en 264 partidos disputados. Y se incorpora a una nueva etapa donde se reencontrará con dos de sus excompañeros madridistas, Raúl Albiol y José Callejón, quienes ya confirmaron su fichaje por el club que dirigirá la próxima temporada el español Rafa Benítez.

Un delantero para el recuerdo en el Bernabéu

El Pipita llega a la tierra donde Maradona se convirtió en un ídolo absoluto. Ser argentino como el Pelusa seguro le ayudará en sus inicios. Y es que, tras varios veranos, con un pie más fuera que dentro del Real Madrid, esta vez sí  ha se concretado su marcha de un club en el que se ha tenido que acostumbrar a superar las adversidades y a sobreponerse a la competencia de otros jugadores saliendo victorioso de una presión motivada por un entorno que parecía exigirle más que al resto.

Con discreción, diciendo sobre el césped lo que callaba fuera, Higuaín ha completado una provechosa carrera en el Real Madrid. El delantero, que llegó con diecinueve años siendo el "Pipita", se marcha ahora convertido el "Pipa". Más maduro, más serio, capaz de asumir responsabilidades y de mostrarse determinante llegado el caso.

No ha sido un camino fácil. Higuaín ha aprendido a sobrevivir a base de instinto; ofreciendo trabajo, esfuerzo y goles a cada nuevo inquilino que ocupaba el banquillo del Santiago Bernabéu. Capaz de hacer de la paciencia virtud y de la voluntad de triunfo un arma, el punta ha sido "un perro de caza", como le definió en su día Mourinho, con las siete vidas de un gato. Sus goles también le han valido Ligas al Real Madrid, como la de Fabio Capello, o los que marcó junto a Benzema y Cristiano en la que se alcanzó con Mourinho.

Se marcha un jugador al que sus detractores le acusaban de conseguir lo más difícil y perderse en lo más fácil. Un delantero completo, capaz de marcar más de cien goles con la camiseta blanca regalando al mismo tiempo un buen puñado de ellos a sus compañeros. El último que marcó en partido oficial llegó en la jornada que cerraba la pasada campaña, con el Osasuna como rival. Brazalete de capitán en el brazo, firmó uno de esos tantos con sello propio. Fue una arrancada para el desmarque, con el balón adherido al pie tras un gran control y definir después con el interior ante la salida del portero.

No lo celebró entonces, tampoco había motivos. En lo colectivo la Liga estaba perdida. En lo personal, ya barruntaba lo que iba a expresar minutos después ante los medios, su deseo definitivo de salir del club poniendo fin a una etapa tan provechosa como intensa. Desde que se conoció la noticia, muchos equipos preguntaron por él pero ninguno estuvo dispuesto a pagar lo que pedía el Real Madrid. Fue entonces cuando entró en escena el Nápoles, con el dinero fresco del traspaso de Cavani al París Saint Germain, para financiar una de las mayores ventas del Real Madrid en su historia.