Jueves, 7 de Febrero de 2008

Lavrov dice que las demandas de DDHH de la OSCE son un ultimátum y Rusia no acepta ultimátum

EFE ·07/02/2008 - 11:51h

EFE - El ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, afirmó hoy que las demandas de la OSCE respecto al control de las elecciones presidenciales rusas son un "ultimátum, y los países que se respetan no aceptan ultimátum".

"Hablando en ruso y no en ruso, esto se llama ultimátum", dijo el jefe la diplomacia rusa en rueda de prensa al comentar la postura de la Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos (ODIHR) de la OSCE, que exige que la misión observadora de las elecciones presidenciales del próximo 2 de marzo empiece la semana que viene y no más tarde.

Lavrov, citado por la agencia Interfax, enfatizó que "los países que se respetan no aceptan ultimátum".

Agregó que Moscú lamenta que esa postura haya prevalecido en ODIHR, lo que en su opinión "da más actualidad a la tarea de reformar esa estructura" de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa.

La ODIHR había solicitado a la Comisión Electoral Central (CEC) de Rusia comenzar su misión de observación el próximo día 11, mientras que las autoridades rusas inicialmente habían accedido a recibir observadores a partir del 28 de febrero, es decir, tres días antes de las elecciones.

A comienzos de esta semana la jefatura de la CEC celebró consultas con representantes de la ODIHR y propuso elevar de 70 a 75 el número de sus observadores y autorizar su ingreso en el país a partir del 20 de febrero.

Sin embargo, la ODIHR reiteró que desea enviar a sus observadores a Rusia la próxima semana con el fin de supervisar la campaña electoral y no solo la jornada de votación.

"Insistimos en que se permita a nuestros observadores venir a Rusia no más tarde de la próxima semana, aunque sea el 15 de febrero", dijo Curtis Budden, portavoz de la ODIHR.

La ODIHR había advertido de que si las autoridades electorales rusas no modifican los plazos de la misión de observación es muy probable que renuncie a enviar observadores.

También por problemas de plazos y de reducción del número de observadores, la ODIHR se negó a observar los comicios parlamentarios rusos del pasado 2 de diciembre, lo que le valió duras críticas por parte del Kremlin.