Archivo de Público
Viernes, 26 de Julio de 2013

Brahmi fue asesinado con la misma arma que Belaid

El ministro tunecino de Interior asegura que la pistola utilizada en ambos asesinatos políticos es la misma y apunta a los salafista como principales sospechosos

PÚBLICO / AGENCIAS ·26/07/2013 - 15:30h

Los once disparos que el jueves acabaron con la vida del político opositor Mohamed Brahmi salieron de la misma arma que los que el 6 de febrero mataron al dirigente del Frente Popular de Túnez Chukri Belaid.

Así lo ha confirmado este viernes el ministro de Interior, Lutfi ben Yedu, en la primera rueda de prensa que ofrece tras la muerte Brahmi, que ha provocado una oleada de reacciones por parte de los partidos de la oposición y la sociedad civil contra la violencia y el Ejecutivo.

Según el ministro, el arma con la que se perpetró el asesinato era una semiautomática de 9 milímetros, y también mostró las imágenes de ocho sospechosos, entre ellos uno identificado como Abu Bakr al Hakim, a los que relacionó con la muerte de ambos dirigentes políticos. Así mismo, Yedu aseguró que el principal sospechoso tiene antecedentes por introducir ilegalmente armas en territorio tunecino.

Algunos de los sospechosos, afirmó el ministro, tienen vínculos con el grupo extremista salafí Ansar al Sharia y podrían estar relacionados con la muerte de Bel Aid. Este grupo de salafistas es también contrario al Gobierno, que prohibió sus manifestaciones públicas y que además acordó un gobierno junto a dos formaciones laicas, algo que los fundamentalistas de Ansar al Sharia no aceptan.

Lo cierto es que los partidarios de la izquierda laica tunecina culpan al Gobierno islamista de Ennahda, por acción u omisión, de la muerte de ambos dirigentes izquierdistas y, aunque el primer ministro durante la muerte de Belaid condenó el asesinato y el actual ha hecho lo propio con la de Brahmi, la oposición se queja de que el Ejecutivo no vela por la seguridad de otras formaciones políticas.

Apenas dos semanas después del asesinato de Belaid, el Gobierno anunció la detención de dos de los presuntos autores, aunque actualmente hay cuatro detenidos por este crimen político. Se trataba de dos hombres a los que se relacionó con el movimiento salafista y que fueron arrestados en Cartago, a las afueras de la capital. Presuntamente, quien apretó el gatillo era un artesano de 31 años que, según atribuía a una fuente la agencia AFP, pertenecía a Liga de Protección de la Revolución (LPR, una milicia armada islamista) que, según los opositores, actúa con total impunidad a los ojos de Ennahda, el partido gobernante.

Brahmi, antiguo líder de Echaab (Pueblo) y uno de los principales dirigentes de la alianza izquierdista Frente Popular, se había significado por sus duras críticas a Ennahdha, al igual que Chukri Belaid, líder del Movimiento Patriótico Democrático Unificado --una fuerza marxista y panárabe también integrada en el Frente Popular.

Ambos han sido asesinados con la misma arma, junto a la puerta de su casa y por los mismos motivos. El Gobierno ha decretado un día de luto nacional mientras que el mayor sindicato de Túnez, la UGTT ha convocado una huelga general y los partidos opositores varias manifestaciones. El sábado, Brahmi será enterrado junto a Chukri Belaid. El presidente del país, Moncef Marzuki, ha ordenado al Ejército la celebración de un funeral de Estado.