Jueves, 7 de Febrero de 2008

Fernández dice que De Almeida dijo llorando que "Óscar: una pasión surrealista" es su mejor papel

EFE ·07/02/2008 - 13:19h

EFE - En la imagen, el director de cine Lucas Fernández.

El director y guionista de la película "Oscar: una pasión surrealista", Lucas Fernández, aseguró que tiene la película que siempre quiso hacer, y lo constata el hecho de que su protagonista, Joaquim de Almeida, después de verla "me abrazó con lágrimas en los ojos y me dijo que era el mejor papel que había hecho".

El joven director tinerfeño declaró en una entrevista a la Agencia Efe que la película se estrena oficialmente el 21 de febrero en el cine Palacio de la Música, en Madrid, y que a partir de ahí se promocionará en toda España, además de en Francia, Italia, Estados Unidos, Bélgica, Canadá y Alemania.

Fernández incide en su condición de director sui géneris en tanto que ha conseguido hacer una película española "sin ninguna subvención del Ministerio de Cultura", que se la denegó.

La opera prima de Fernández se vio abocada a "pasearse" por las productoras internacionales, y así es como la estadounidense Media Turner Productions y la francesa Destiny Films han financiado el 80 por ciento de los 6,2 millones de euros que ha costado el rodaje.

Televisión Española aportó 700.000 euros y 300.000 euros el Gobierno de Canarias, lo que "demuestra que se puede hacer una película española sin presupuesto español y que se han propagado muchos bulos al respecto".

En cualquier caso, Fernández confiesa que para hacer la película que quería sin renunciar a la calidad ha tenido que vender los derechos como "cromos"", pero a cambio ha conseguido que se respetaran propuestas de guión como la recreación de la ocupación militar de París en la Segunda Guerra Mundial con 3.000 extras.

Eso sin contar el "lujo" de trabajar con actores de la talla de Joaquim de Almeida, Victoria Abril, Jorge Perugorria y Emma Suárez, por mencionar algunos.

"Cuando le hice la propuesta a Joaquim enseguida me dijo que sí", agrega Lucas Fernández, y así fue como el actor portugués más internacional recrea en la pantalla la vida de Oscar Domínguez, uno de los mejores pintores surrealista españoles del siglo pasado pero de los más desconocidos.

Gracias a esta película "se ha podido reivindicar la españolidad de Oscar Domínguez", afirma Fernández, un artista que vivió exiliado en Francia y cuyos cuadros se exhiben en las principales galerías del mundo atribuyéndole la nacionalidad francesa.

La película, en cualquier caso, alterna la vida del pintor, de origen tinerfeño, y la de la de una joven que "sufre su propio drama personal", papel que reencarna Victoria Abril.

"Reconozco que no es una película con un target muy comercial", dice, pero en cualquier caso la película va a ser promocionada en la Berlinale; en Venta Internacional; en el Latin Film Festival de Los Ángeles; en el Festival de Cine de París y en un festival de cine de Suiza.

La película se ha rodado en España, Bulgaria, Francia y República Checa y cuenta con un presupuestos de un millón de euros para la promoción de la misma, que entre el 11 al 17 de febrero se comercializará en los medios de comunicación de ámbito nacional.

El director, guionista y también promotor del film explica que la película se presenta con dos cortes, uno para el mercado anglosajón, donde el pase es para mayores de 14 años, y otro para España y otros mercados, clasificada para mayores de 18 años.

Un centenar de copias, una cifra nada desdeñable para una película española, se encargarán de que el film se pueda visionar en la mayor parte de las ciudades españolas.