Sábado, 6 de Octubre de 2007

Crecen las dudas sobre el diálogo

Un líder rebelde amenaza con boicotear las conversaciones

REUTERS ·06/10/2007 - 19:18h

El jefe del Movimiento para la Justicia y la Igualdad (JEM), Khalil Ibrahim, amenazó ayer con boicotear las conversaciones de paz de Darfur si más de dos grupos rebeldes son invitados a unirse a ellas.

Desde el año pasado, los rebeldes se han dividido en cerca de una docena de facciones. Ibrahim advirtió que si todas ellas participan en el diálogo “será un caos”. Según el calendario acordado, las conversaciones tendrán lugar en Libia el 27 de octubre.

El líder rebelde criticó que la Unión Africana y las Naciones Unidas, los mediadores del diálogo, no hubiesen decidido todavía qué grupos serían invitados.

El fundador del Ejército de Liberación de Sudán (SLA), Abdel Wahed Mohamed el-Nur, ha señalado previamente que tampoco participará en el encuentro a menos que se cambie su localización: “Creemos que cualquier negociación tiene que ocurrir en un lugar que no esté relacionado con el conflicto”. Las autoridades de Trípoli han sido acusadas de vender armas y apoyar a varias facciones.

Si la ausencia de estos dos grandes grupos rebeldes se confirma, cualquier decisión tomada durante el encuentro tendrá un escaso alcance real.

El enviado especial de EEUU para Sudán, Andrew Natsios, denunció el cruce de declaraciones entre los parlamentarios del país. “La actual atmósfera política es venenosa”, dijo ayer en Jartum al concluir una gira de diez días por el país.

Al menos 200.000 personas han muerto y cerca de dos millones han sido desplazadas desde el inicio del conflicto armado en el oeste de Sudán hace cuatro años.