Jueves, 7 de Febrero de 2008

El Gobierno califica de "xenófobo" el 'contrato' de Rajoy para inmigrantes

De la Vega afirma que la iniciativa "genera un caldo de cultivo que sólo conduce al racismo y a la xenofobia"

AGENCIAS ·07/02/2008 - 13:06h

mariano Rajoy, en una imagen de esta semana. EFE

El Gobierno se ha lanzado en tromba para criticar la última propuesta lanzada por el líder del PP, Mariano Rajoy, de crear un 'contrato de integración de inmigrantes'. Todos los grupos coinciden en señalar que se trata de una iniciativa "discriminatoria" propia de "la derecha más extrema". 

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha preguntado "qué es el contrato" que propone Rajoy para los inmigrantes, porque estos "lo que tienen que hacer es cumplir las leyes, como todos los ciudadanos" añadiendo que "lo demás es absolutamente superfluo".

A Zapatero le ha llamado la "atención" la iniciativa de los conservadores porque cuando un inmigrante no tiene papeles es expulsado. De hecho, ha explicado, en esta legislatura han aumentado un 50% el número de expulsiones de inmigrantes irregulares, hasta el punto de que "Sarkozy quiere sumarse" a los acuerdos que España tiene con países del norte de África.

Con un discurso muy similar, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha firmado que las ideas de Rajoy "generan un caldo de cultivo que sólo conduce al racismo y a la xenofobia".

"Todo vale para el Partido Popular con tal de erosionar al Gobierno", se ha quejado para añadir: "Ayer era la catástrofe económica -prosiguió- hoy es la amenaza de la inmigración y siempre, siempre, el terrorismo".

"Tiene un tufillo xenófobo que nos preocupa", ha señalado por su parte el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. "¿Por qué costumbres? Porque nuestra Constitución establece principios y valores y esos sabemos todos lo que son (...) Las costumbres pueden articular otra cosa, pero la convivencia se articula en torno a Constitución, principios y valores, eso para todos".

"Mucho me temo que estamos entrando en un camino peligroso, por eso, ¿quién va a fijar el catálogo de buenas costumbres?", se ha cuestionado.

"Ocurrencia sin sentido"

El portavoz de ERC en esta materia, Agustí Cerdá, critica que este 'contrato', por el que los inmigrantes que quisieran estar más de un año en el país se comprometerían a aprender y respetar "las costumbres", no reconoce "el resto de culturas que no son españolas". "Si es cierto que viene a España gente que no conoce el idioma y crea problemas de adaptación, igualmente es cierto que a Barcelona viene gente que no conoce el catalán y crea los mismos problemas".

El secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG del PSOE, Pedro Zerolo, ha arremetido contra la "ocurrencia sin sentido, propia de la derecha" de Rajoy. "Resulta sorprendente que Rajoy hable de combatir la ilegalidad y prohibir las regulaciones cuando fue el vicepresidente del Gobierno que más inmigrantes en situación irregular ha provocado en la historia de nuestro país y el que más regularizaciones realizó", ha comentado para agregar: "Lo que está claro es que la derecha usa viejas recetas ineficaces para nuevas realidades. Con Rajoy es imposible una adecuada gestión de los flujos migratorios".

 

 

Inmigrantes=mano de obra

Para el portavoz de IU-ICV, Joan Herrera, "no debe haber contrato, pero de haberlo, no debería referirse a las costumbres españolas sino al respeto de los valores democráticos". A su juicio, Rajoy "vuelve a confundir las cosas y lamentablemente en esta confusión lo que hace es excluir derechos de los ciudadanos". "Los derechos no van asociados a contratos, sino a la condición de ser persona" y, en este caso, "está situando a los inmigrantes como mera mano de obra".

Por parte de CiU, Carles Campuzano, estima que "las propuestas del Partido Popular" en materia de inmigración "tienen muy poca credibilidad, después de su etapa legislativa", que contribuyó a crear "una sensación de descontrol de fronteras" en la sociedad española.

"No nos gusta opinar sobre el programa electoral de otras fuerzas políticas y menos de la fuerza política que va a perder estas elecciones (...) pero en todo caso, nos parece que tanto el PSOE como el PP tienen muy poca credibilidad en política de inmigración", apuntó Campuzano.

Por último, el portavoz en Inmigración en el Grupo Vasco (PNV) Emilio Olabarría, cree que este tipo de política "reaccionaria" está basada en la "prevención" y "el miedo", lo que provoca que la política de migración adquiera una dimensión de "política criminal o de orden público" y "no de integración ni de criterios de solidaridad".

Noticias Relacionadas