Miércoles, 24 de Julio de 2013

El Tour'98, plagado de dopados con EPO

Una investigación del Senado francés revela la larga lista de corredores que compitieron en esa edición haciendo trampas, encabezada por los tres primeros clasificados: Marco Pantani, Jan Ullrich y Bobby Jullich

EFE / PÚBLICO ·24/07/2013 - 08:59h

Pantani, en un parón de los ciclistas en plena etapa del Tour 1998 por el escándalo Festina.

¿Hubo algún ciclista que corriera limpio en el Tour de Francia de 1998? La respuesta es obvia. Sí. Pero conocidos los resultados que ha hecho públicos una comisión de investigación del Senado francés para determinar los casos de dopaje en esa edición la duda es más que razonable. Y es que al ya conocido positivo por EPO del francés de Laurent Jalabert se unen también los de otros muchos ciclistas, encabezados por los tres primeros clasificados de ese año, el italiano Marco Pantani, el alemán Jan Ullrich y el estadounidense Bobby Jullich.

El diario Le Monde ha revelado una parte de la lista de dopados detectados a finales de 2004 de ese Tour de 1998 en un estudio con objetivos científicos, y que figuran en el informe de conclusiones que este miércoles por la mañana presentan los ponentes de la comisión de investigación del Senado.

El diario francés señaló en su web que el alemán Erik Zabel, que se llevó ese año el maillot verde como el mejor en el sprint fue otro de los dopados con EPO, al igual que los franceses Laurent Jalabert, Jacky Durand y Laurent Desbins. Durand consiguió el premio de la combatividad en el Tour de 1998 y en el de 1999, mientras que Desbiens llevó durante dos jornadas en la primera de esas ediciones el maillot amarillo.

En medio de la tormenta Festina

Todo eso ocurrió en el año en que el Tour estuvo marcado por el escándalo de dopaje del grupo Festina, al calor de una operación policial que al comienzo de la prueba arrestó al masajista de ese equipo, Willy Voet, con un cargamento de sustancias dopantes. Las pruebas que han puesto en evidencia los casos conocidos ahora se realizaron en el laboratorio francés de referencia de Châtenay-Malabry en 2004 para examinar un nuevo método de detección de EPO.

Los senadores de la comisión de investigación sobre el dopaje -y que no se limita al ciclismo- consiguieron, gracias al visto bueno del Ministerio francés de Deportes, que a junto a los resultados de los análisis se les comunicaran los nombres a los que corresponden, aunque su divulgación ya no pueda tener consecuencias en términos de invalidación de su clasificación. El informe debía presentarse formalmente el pasado 18 de julio, en plena competición del Tour de Francia de este año -de hecho coincidiendo con una de las etapas reinas, la del Alpe d'Huez- pero finalmente fue pospuesta hasta hoy, tras la presión del sindicato de corredores ante el Gobierno.