Archivo de Público
Martes, 23 de Julio de 2013

Enfrentamientos entre seguidores y detractores de Mursi dejan nueve muertos en Egipto

Los choques de El Cairo se produjeron después de que cientos de islamistas que planeaban concentrarse ante la Embajada de Estados Unidos se dirigiesen a la plaza Tahrir, epicentro de las protestas contra el depuesto presidente Mursi. 

PÚBLICO/AGENCIAS ·23/07/2013 - 10:07h

La tensión entre partidarios y detractores del depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi derivó este lunes en enfrentamientos en El Cairo y las afueras, que se saldaron con nueve muertos y 86 heridos según informó el Ministerio de Sanidad.

 

Jaled Jatib, portavoz de ese departamento, precisó a la agencia egipcia Mena que el mayor número de víctimas se registró en las inmediaciones de la plaza de Renacimiento, donde fallecieron 6 personas y 33 resultaron heridas. 

Una persona pereció en enfrentamientos entre seguidores y opositores a Mursi en las cercanías de la plaza Tahrir, en el centro de la capital, mientras que otras tres perdieron la vida durante los altercados registrados en la zona de Qaliub, al norte de la ciudad, según una fuente de los servicios de seguridad.

Dos de los fallecidos en Qaliub presentaban disparos en la cabeza y el pecho -aún se desconoce quién efectuó estos disparos-, mientras que la tercera víctima en esa área fue atropellada por un tren cuando huía de los disturbios. Los choques de El Cairo se produjeron después de que cientos de islamistas que planeaban concentrarse ante la Embajada de Estados Unidos en esta ciudad se dirigiesen a la plaza Tahrir, epicentro de las protestas contra Mursi y su grupo, los Hermanos Musulmanes, en la que mantienen una acampada los contrarios al derrocado presidente.

Los bandos enfrentados se han lanzado piedras y petardos entre sí cerca de la plaza Tahrir, mientras las fuerzas de seguridad empleaban gases lacrimógenos para intentar dispersarles, según testigos. Precisamente, y teniendo en cuenta las descripciones de testigos de uno y otro bando, aún no parece estar muy claro quién comenzó los ataques.

Ambos bandos acusan al contrario de comenzar los ataques.

Los Hermanos Musulmanes denunciaron que el Ejército disparó "de forma intensa" contra una protesta de seguidores de Mursi en la carretera de circunvalación de El Cairo, a la altura de Qaliub. Casi al mismo tiempo, un grupo de "baltaguiya" (matones) lanzaron piedras contra la manifestación, que se dirigía al distrito de Shubra al Jaima, siempre según la versión de la Hermandad.

Un portavoz de la Organización de Jóvenes de la Hermandad, que pidió el anonimato, señaló que tras llevar a cabo una protesta frente a la sede de la Fiscalía General, en el centro de la capital, los islamistas se dirigieron a la Embajada de EEUU, próxima a Tahrir. "Antes de que nuestra marcha llegara a Tahrir nos atacaron. La prueba es que los choques fueron junto a Tahrir", dijo la fuente. Aunque no informaron de víctimas mortales entre los suyos por las balas de los militares, los Hermanos Musulmanes sí revelaron que 10 de los 26 heridos que las autoridades han anunciado en Tahrir eran simpatizantes suyos.

Por su parte, Ahmed Abdu, un miembro del comité central del movimiento "Tamarrud" (Rebelión), que instigó las protestas anti Mursi que el pasado día 30 pidieron elecciones presidenciales anticipadas, afirmó que fueron los islamistas quienes atacaron primero a los manifestantes en Tahrir, entre los que hubo heridos leves.La fuente tampoco aclaró quiénes fueron los autores de los disparos que acabaron con las vidas de esas dos personas.

Dos de los fallecidos eran jóvenes de 18 años que recibieron al menos un disparo.En cualquier caso, fuentes oficiales ya han confirmado la muerte de estas nueve personas, y un portavoz del Ministerio de Sanidad ha asegurado que dos de los fallecidos eran jóvenes de 18 años que recibieron al menos un disparo, según informa el diario Al Ahram, que previamente había identificado a una de las víctimas como un adolescente de 15 años.

De acuerdo con la televisión estatal, siete partidarios de Mursi han sido detenidos y se les han incautado dos armas. Un corresponsal de Reuters también ha visto dos partidarios del expresidente con pistolas improvisadas.

 El 70% de los egipcios, contrarios a las manifestaciones

Siete de cada diez egipcios se declaran contrarios a las manifestaciones que han tenido lugar desde principios de mes en respaldo del presidente depuesto Mohamed Mursi, según una encuesta de la firma de opinión Baseera, que cifra en el 20% el porcentaje de apoyo a estas concentraciones.

El sondeo, elaborado en base a 2.214 entrevistas, recoge que sólo un 20% de las personas respalda las manifestaciones pro Mursi, mientras que un 71% está en contra. Un 9% de los encuestados no tiene opinión formada, según informaciones recogidas por los medios estatales.

Mursi "secuestrado"

La familia del derrocado presidente egipcio Mohamed Mursi ha acusado este lunes al Ejército del país de tenerle secuestrado desde el golpe de Estado del pasado 3 de julio, según informa la cadena BBC. La hija de Mursi, Shaima, ha anunciado en rueda de prensa en El Cairo que la familia va a emprender medidas legales tanto a nivel nacional como internacional contra el Ejército egipcio.

La familia de Mursi: "Lo que está ocurriendo es una violación de los DDHH".

El expresidente se encuentra retenido en un lugar que no ha sido revelado por el Ejército. En la primera reacción pública de la familia desde que Mursi fue derrocado, ésta ha advertido de que considera al Ejército responsable de la "seguridad e integridad" del exmandatario.

"Estamos adoptando medidas legales nacionales e internacionales contra Abdelfatá al Sisi, el líder del sangriento golpe de Estado militar, y su grupo golpista", ha explicado Shaimaa Morsi, en referencia al jefe del Ejército y actual viceprimer ministro.

"Lo que está ocurriendo es una violación de los Derechos Humanos y un escándalo en todos los sentidos de la palabra", ha afirmado por su parte Usama, uno de los hijos de Mursi, que ha descrito el modo en que los militares mantienen retenido a su padre como "secuestro". Según ha precisado, la familia no ha tenido contacto con el presidente desde que fue derrocado.