Archivo de Público
Domingo, 21 de Julio de 2013

Felipe de Bélgica, un nuevo rey lleno de incógnitas

Tímido y con dificultades para desenvolverse entre los medios, el heredero despierta las dudas entre la población belga

EP ·21/07/2013 - 10:55h

El a partir de hoy rey de Bélgica, Felipe I, y su esposa Matilde. REUTERS

El futuro rey de Bélgica, Felipe, todavía genera dudas entre los belgas sobre su preparación. Destaca por su carácter tímido, que contrasta con la jovialidad de Alberto II, y sus dificultades para desenvolverse ante los medios de comunicación, aunque en los últimos años se ha esforzado por suavizar su imagen.

Cursó sus estudios universitarios en la Universidad de Oxford, en Reino Unido, y en la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, donde en 1985 obtuvo un título de postgrado en ciencias políticas. Previamente se había graduado en la Escuela Real Militar belga, obteniendo los títulos de piloto de caza y paracaidista. Y ha acumulado una gran experiencia como presidente de honor de la Agencia de Comercio Exterior, lo que le ha permitido encabezar 85 misiones económicas al exterior.

Su principal activo es su esposa Matilde, de 40 años, que se convertirá en la primera reina de origen belga de la historia del país, y sí goza de gran popularidad por su carácter cercano y alegre y su elegancia. De familia aristocrática, la futura reina llegó a abrir en 1995 en Bruselas su propio gabinete de logopedia para corregir los defectos de pronunciación de los niños. Los futuros monarcas tienen cuatro hijos.

El Gobierno belga acaba de aprobar una reforma que rebaja el sueldo a la familia real y le obliga a pagar impuestos y su intención es seguir avanzando en la línea de más transparencia y menos poderes para el rey.