Archivo de Público
Martes, 16 de Julio de 2013

Rajoy tampoco comparecerá en el Senado porque el PP se opone de nuevo

El portavoz popular afirma que entre Bárcenas y Rubalcaba existe una "coalición de intereses"

JUAN ANTONIO BLAY ·16/07/2013 - 14:21h

Pues tampoco será en el Senado. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no comparecerá en la Cámara alta para dar explicaciones sobre el "caso Bárcenas", que, entre otros polémicos aspectos, le implica en la percepción de retribuciones en negro entregadas por el ex tesorero del PP y antiguo hombre de confianza del propio Rajoy.

Ese es el resumen del debate celebrado este mediodía en la Diputación Permanente - órgano que suple al plenario fuera del periodo ordinario de sesiones - de la Cámara alta. La mayoría absoluta del grupo parlamentario popular, más amplia incluso que la que tiene el PP en el Congreso de los Diputados, ha sentenciado la ausencia del presidente del Gobierno que reclamaban todos los grupos de la oposición. En vano porque era una decisión anunciada; acaso cabía esperar novedades en el curso del debate por parte del PP.

Pero tampoco en este aspecto ha habido novedades. Los argumentos esgrimidos por el portavoz del PP, José Manuel Barreiro, no han sido novedosos. Incluso los ha presentado de forma un tanto burda para justificar la negativa de los populares: en resumen, que la petición de comparecencia es consecuencia de "la firma de una coalición de intereses entre el señor Rubalcaba y el señor Bárcenas". Tal afirmación la ha hecho con convicción, lo cual da un valor añadido al contenido del aserto, de lo absurdo de su formulación.

El debate ha aportado poco más. El portavoz socialista, Marcelino Iglesias, ha asegurado que las revelaciones conocidas tras la comparecencia en sede judicial de Bárcenas "hace más nmecesaria que nunca la peesencia del presidente Rajoy en sede parlamentaria para dar explicaciones". La tensión con la que la bancada popular vive este tipo de debates - ya ocurrió lo mismo en el Congreso la semana pasada - se ha puesto de manifiesto cuando Iglesias ha citado a Bárcenas como "tesorero del PP durante 20 años". "¡No es cierto!", han exclamado varios senadores al unísono, conocedores todos ellos del expediente laboral de Bárcenas en el PP - administrativo, gerente, tesorero, senador ... - .

Iglesias, que emplea un tono moderado en sus intervenciones, esgrimió que es necesario "que el presidente transmita tranquilidad a la sociedad y al entorno internacional. Si no tiene nada que ver, permítanle ustedes que comparezca", ha agregado Iglesias. Intento vano incluso utilizando la vía de la complacencia. El resto de portavoces, tanto Entesa como CiU, PNV y Mixto han reclamado en términos variados la comparecencia de Rajoy.

El más documentado ha sido el representante del PNV, quien esgrimió la nota de prensa del PP dedicada a Bárcenas cuando dimitió como tesorero, toda ella en términos de alabanza y acabando en que la renuncia era temporal hasta el punto de que su puesto no iba a ser ocupado. Nada de eso inmutó a los senadores de la bancada popular que asistían, impasibles a veces, en animada conversación en otras, al discurrir de la sesión mientras intervenían los representantes de la oposición.

Al final, la intervención del portavoz popular Barreiro elevó la tensión echando en cada a los socialistas su actitud y alabando la gestión. Personal y política, de Rajoy, "una persona que es considerada como completamente honesta por los españoles como lo acreditan los once millones de votos". No acabó sin antes lanzar algunas lindezas a los socialistas, a quienes llamó "portavoces del señor Bárcenas en las Cortes Generales". O esta otra: "Entre Bárcenas y Rubalcaba hay elementos en común, el primero está desesperado por estar en la cárcel; el segundo, lo está porque es incapaz de gobernar su propio partido".

La votación sentenció lo que ya era sabido: Rajoy no comparecerá por el caso Bárcenas en el senado. Igual que en el Congreso.