Archivo de Público
Martes, 16 de Julio de 2013

El Poder Judicial quiere suspender 4 meses al juez que encarceló a Blesa

Le imputan desatención continuada, desconsideración con la Fiscalía y falta de motivación de resoluciones, no relacionadas con la causa del expresidente de Cajamadrid

ANDRÉS MUÑIZ ·16/07/2013 - 13:27h

El juez Elpidio José Silva/EP

Sobre la cabeza del juez Elpidio José Silva, que mantuvo 15 días en la cárcel al exbanquero Miguel Blesa, pende ahora la amenaza de una suspensión temporal de funciones. La Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha acordado este martes que procede apartarle de su puesto durante 4 meses y 17 días como autor de faltas muy graves de desatención continuada y ausencia de motivación en sus resoluciones judiciales. Añade que debería pagar una multa de 600 euros por desconsideración con la Fiscalía.

La Comisión Disciplinaria, que adoptó el acuerdo por mayoría de sus cinco miembros, eleva su propuesta de sanción al Pleno del Consejo, que tendrá la última palabra. El motivo de la investigación y la propuesta de sanción disciplinaria no ha sido el 'caso Blesa', sino otras causas que lleva Silva en su Juzgado, aunque la inspección comenzó después de iniciado el procedimiento al expresidente de Cajamadrid.

La propuesta de la Comisión Disciplinaria es más benevolente de la que dirigió el instructor del expediente, el magistrado del Tribunal Superior de Madrid Alvaro Domínguez, que pedía suspenderle en sus funciones durante 21 meses, y multarle con 2.000 euros. La Fiscalía iba todavía más allá: 3 años de suspensión, y 3.000 euros de multa.

Según el Consejo, la inspección que dió origen a la actuación disciplinaria contra Silva estaba dentro del plan anual ordinario de investigaciones a juzgados, y no tiene ninguna relación con las causas abiertas por Silva a Miguel Blesa. El juez le mandó a la cárcel dos veces, la primera bajo fianza de 2,5 millones de euros --que el exbanquero abonó en menos de 24 horas-- y posteriormente, en el mes de junio, de modo incondicional. Blesa estuvo 15 días en la cárcel, hasta que la Audiencia de Madrid consideró nula la instrucción de la causa principal contra él.

El expediente disciplinario fue abierto el pasado mes de abril por dos faltas muy graves -una por retraso injustificado en la tramitación de los procedimientos y otra por falta de motivación de sus resoluciones- y otra grave de desconsideración.

El magistrado se querelló el pasado 24 de junio contra el instructor de su expediente después de que la Comisión Disciplinaria del órgano de gobierno de los jueces acordara por unanimidad rechazar de plano la recusación que planteó contra Domínguez. La comisión se reunió de urgencia para estudiar el asunto y permitir así que Domínguez pudiera seguir instruyendo el expediente.

Silva se encuentra apartado de la instrucción de la causa en la que investigaba la concesión de un crédito de 26,6 millones de euros por parte de Caja Madrid al Grupo Marsans. Sin embargo, la semana pasada volvió a admitir a trámite una querella contra Bleas por la compra del City National Bank de Florida, pese a que está recusado por la defensa del exbanquero, que considera que la actuación vuelve a ser nula.

El instructor del expediente disciplinario apreció en Silva una falta muy grave consistente en la absoluta y manifiesta falta de motivación de resoluciones judiciales, y otra de desatención del ejercicio de sus competencias. Además, habría cometido una falta grave de abuso de autoridad. En su propuesta a la Comisión Disciplinaria, contabiliza hasta 73 sentencias condenatorias de Silva que no contienen fundamentacion, y 4 resoluciones sin ninguna motivación y que no relacionan hechos probados.