Archivo de Público
Miércoles, 10 de Julio de 2013

Los españoles del COI pintan los Juegos de 2020 como una necesidad

"Si no los conseguimos, el mundo del deporte las va a pasar canutas", advierte Juan Antonio Samaranch Salisachs ante la votación del 7 de septiembre

JORGE YUSTA ·10/07/2013 - 12:27h

EUROPA PRESS - Juan Antonio Samaranch Salichas, durante su intervención.

Luchar y conseguir que Madrid albergue los Juegos Olímpicos de 2020 ya no supone una oportunidad para la ciudad, ya no es un aliciente más o un momento irrepetible para dar a conocer las bondades del país. Hoy en día la cita olímpica se ha transformado en una auténtica necesidad para reflotar económica y anímicamente un deporte español completamente asfixiado por la crisis. Así lo han destacado los tres miembros españoles del Comité Olímpico Internacional, José Perurena, Juan Antonio Samaranch Salisachs y Marisol Casado en un desayuno informativo organizado por Europa Press.

La situación del deporte español es extremadamente complicada, por lo que los Juegos se ven como una balón de oxígeno. Si Madrid no los consiguiera, los malos augurios se multiplicarían. "Es un momento que nos toca. Es nuestro momento porque también lo necesitamos. Si no conseguimos los Juegos, más vale que los que estamos en el mundo del deporte nos agarremos la chaquetilla porque las vamos a pasar canutas", ha advertido Samaranch Salisachs, que ha insistido en que "esta vez los Juegos los necesitamos". En la misma línea apuntó Perurena que "las federaciones nacionales están pasando momentos muy complicados. Si no dicen Madrid el 7 de septiembre, habrá que hacer muchos replanteamientos porque las federaciones estaremos en una situación muy complicada".

Los tres, que reman al unísono para que Madrid salga elegida ganadora en la trascendental votación del próximo 7 de septiembre en Buenos Aires, reconocen que "es muy difícil saber a cada miembro del COI que le va a hacer 'clic' para decantarse por una candidatura". Samaranch ha recordado, al respecto, que el voto "es personal y secreto", lo que supone una "garantía de la independencia del COI".  Por tanto, una vez superados con éxitos todos los pasos, el trabajo de la candidatura para ganarse el favor de cada uno de las personas que va a votar es "convencer uno a uno en pasillos, hoteles, halls y cócteles". Y de cara al proceso de votación, la consigna es clara: "En Buenos Aires necesitamos como mínimo 35 votos en la primera vuelta porque estás en la final o estás fuera a la primera de cambio", dijo al respecto Perurena. 

Pese a las alabanzas que recibió la candidatura madrileña en la reciente presentación en Lausana y el informe que elaboró el Comité de Evaluación, ninguno ha querido lanzar las campanas al vuelo. "No podemos decir que vamos sobrados porque nos daríamos un batacazo. Hay que ser muy realistas. Hay un trabajo muy duro y va a costar mucho ganar la candidatura", ha reconocido Perurena. Y es que todos han coincidido en que esta vez el informe sobre las tres candidatas "es terriblemente sutil" y ofrece "muy pocas diferencias", por lo que es muy complicado que un miembro del COI se decante por una ciudad u otra en virtud de dicho texto. Con Estambul en la cola de las quinielas, Tokio se perfila como la rival a batir, y para ello "tenemos que encontrar aquello que nos hace especiales ante los japoneses. Debemos potenciar en el discurso la amabilidad de los madrileños y los españoles. El hecho de saber celebrar el éxito de los deportistas es uno de los pequeños detalles que pueden llegar al corazón de nuestros colegas", ha querido resaltar Marisol Casado.

Buscar las diferencias con Tokio

Conociendo los precedentes de las anteriores votaciones para los Juegos de 2012 y 2016 en las que ni Londres ni Río de Janeiro partían como favoritas, todos han apostado por la cautela pese a que resaltan que la candidatura de Madrid reúne todas las condiciones para ser la elegida, ya que es heredera de los dos proyectores anteriores, por lo que "ya no tenemos que explicar el proyecto". Además, Samaranch insistía en que tampoco hay que invertir "una cantidad significativa, son menos de 2.000 millones de dólares en siete años. No es que seamos unos genios, es que ya nos lo hemos gastado". Y reitera que Madrid propone un modelo distinto: "Organizar unos Juegos sin riesgos, con sensatez, de usar el cerebro antes que el dinero. Es nuevo modelo que Madrid propone y la propia candidatura ya será un modelo para futuras candidaturas".

Por tanto, "el toro está toreado y ahora hay que rematar la faena",  ha señalado Marisol Casado, la más vehemente de los tres, que ha desvelado su particular táctica para convencer a los cerca de 40 miembros del COI con los que suele tener más trato. "Les digo '¿dónde piensas que te divertirás más, en Tokio o en Madrid?'. Piénsalo, no me digas nada ahora", en alusión al carácter abierto y desenfadado de la capital española. Casado prefiere descartar a Estambul porque "siempre he pensado que está en otro nivel. Es una de las ciudades más bellas del mundo, pero volveríamos a empezar de cero y tras Sochi y Río no es lo que más interesa al Movimiento Olímpico. Además, ha habido otras cuestiones recientes", señaló en referencia a las revueltas ciudadanas. Un factor externo que también influye a la hora de votar, como en España "los casos de corrupción política afectan negativamente" a Madrid.