Miércoles, 6 de Febrero de 2008

Rajoy, duro con los inmigrantes

Quiere que firmen un contrato con España y echar a los que delincan, aunque tengan papeles 

FERRAN CASAS ·06/02/2008 - 21:25h

El que delinca, tenga o no papeles, al avión y a su país en un periquete. Esta es una de las grandes propuestas del líder del PP, Mariano Rajoy, en inmigración. Su fórmula para hacerlo es "agilizar los trámites de expulsión". Recordó que eso se hace en otros países de la UE y que expulsar a los inmigrantes que delincan sólo se evitará "si la pena es lo suficientemente grave como para que se cumpla en España".

Sabedor de hasta qué punto este "problema" preocupa a la ciudadanía, especialmente en Catalunya, Madrid o Andalucía, donde la presión migratoria es mayor, Rajoy lanzó ayer propuestas atrevidas y contundentes. El de la inmigración es, según él, uno de los asuntos en que Zapatero ha tenido peor comportamiento, dejándolo orillado para dilapidar sus energías en temas "como Franco, la República, la Memoria Histórica o naciones".

¿De qué viven?

Al candidato conservador lo calentó el líder del PP catalán, Daniel Sirera, preguntándose "de qué viven los inmigrantes" si llegan sin papeles ni trabajo. Rajoy clausuraba unas jornadas sobre inmigración en Barcelona, circunscripción donde los populares se juegan parte de sus opciones de volver a la Moncloa y que visitaba por quinta vez desde octubre. Las bases del PP catalán, aliviadas y más convencidas desde la espantá de Piqué, abarrotaban el salón e interrumpían con voces de "¡presidente, presidente!". Entre los asistentes estaba la profesora Gotzone Mora.El candidato del PP sostuvo que el "pilar básico" de la convivencia es "respetar la ley" y no promover, como ha hecho el PSOE, "legalizaciones masivas". Respetar la norma vigente y la que vendrá. Rajoy apostó por poner en marcha "un contrato" de los inmigrantes con España, que incluya obligaciones como conocer el castellano (discriminación positiva con los latinos, pues, frente a asiáticos o africanos, mayoría en Catalunya) o respetar las tradiciones y costumbres. Los recién llegados que, en un año, no hayan encontrado trabajo deberán irse del país si él gana las elecciones. A cambio, el estado les prestará los servicios públicos a los que accede cualquier español y respetará sus tradiciones y costumbres "siempre y cuando estén dentro de la ley".

Propuesta gemela de CiU

La propuesta de Rajoy es muy similar a la que en 2006 efectuó el entonces candidato de CiU a presidir la Generalitat, Artur Mas. Éste abogó además por un sistema de puntos para premiar con más prestaciones a los que se integraran más rápido en Catalunya.


El líder del PP se diferenció de CiU al afirmar que ni él ni el PP hacían "separaciones étnicas o religiosas", como sí hizo la federación nacionalista el lunes al distinguir entre los chinos, más "emprendedores" , de los magrebís, "a los que les cuesta más".

A riesgo de caer en una contradicción, Rajoy anunció sus propuestas pero también insistió en la necesidad de una "política europea común" y avanzó que la semana que viene abordará este asunto con la canciller alemana, Angela Merkel.

LAS PROPUESTAS

Cumplir con las leyes y las costumbres

Integración: Contrato con españa
Lo firmaran todos los inmigrantes que quieran vivir más de un año en España. Les concederá los mismos derechos que un nacional y a cambio se comprometerán a cumplir las leyes, aprender la lengua y respetar las costumbres de España.

En sus países: Contratación en origen
El líder del PP propuso crear una Agencia Estatal de Inmigración para contratar en origen, cosa que ya hacen algunas autonomías, como por ejemplo Catalunya. Se atenderán las demandas de las empresas y supervisará la selección, formación y contratación del personal.

Reagrupación: No es infinito
Rajoy afirmó que la reagrupación se limitará a la familia directa. No se podrá "prolongar hasta el infinito" como hasta ahora.