Archivo de Público
Lunes, 8 de Julio de 2013

El piloto del 777 siniestrado sólo había volado 43 horas con ese avión

"No podemos concluir que el accidente haya sido causado por un error del piloto. Sólo se podrá confirmar esto cuando haya un análisis de todos los datos relacionados", señala el director de la oficina de aviación del Ministerio de Transportes surcoreano.

EUROPA PRESS/REUTERS ·08/07/2013 - 14:47h

Interior del Boeing 777 de Asiana Airlines estrellado en el Aeropuerto Internacional de San Francisco, 7 de julio de 2013. REUTERS/NTSB/Handout

El piloto del Boeing 777 de la compañía surcoreana Asiana Airlines siniestrado el sábado en el Aeropuerto Internacional de San Francisco estaba en periodo de prácticas y tenía una experiencia de sólo 43 horas con este modelo de avión, según ha revelado una portavoz de la aerolínea, Lee Hyo Min. En el momento del siniestro el aparato los mandos estaban en manos de Lee Kang Kook, de 46 años, un piloto con "mucha experiencia" con otros aviones como Boeing 747, 737 o Airbus 320 desde que comenzó a pilotar, en 1994, pero "estaba en periodo de prácticas con el B777", ha reconocido Lee Hyo Min en declaraciones al diario Los Ángeles Times. Hyo Min ha matizado que el copiloto era Lee John Min, de 49 años. Lee John Min "tiene más experiencia", con más de 12.000 horas de vuelo. "Tenía mucha experiencia con el B777", ha asegurado.

Desde el Ministerio de Transportes surcoreano se remiten a la investigación, que podría durar meses o años. "No podemos concluir que el accidente haya sido causado por un error del piloto. Sólo se podrá confirmar esto cuando haya un análisis de todos los datos relacionados", ha señalado el director de la oficina de aviación del Ministerio de Transportes surcoreano, Choi Jeong Ho, en declaraciones a la agencia de noticias Yonhap.

El avión se estrelló el sábado cuando se aproximó con muy poca altitud-y a baja velocidad- a la pista del Aeropuerto Internacional de San Francisco e impactó contra el muro de hormigón que separa la pista de la bahía de San Francisco. Dos de las 307 personas que viajaban en el avión murieron en el incidente y otras 181 resultaron heridas.

Investigación

La tripulación del avión Boeing 777 siniestrado este sábado en el Aeropuerto Internacional de San Francisco intentó abortar la maniobra de aterrizaje apenas unos segundos antes de impactar contra el dique del principio de la pista del aeropuerto, según se desprende de los registros del propio aparato, analizados por la Junta Nacional de Seguridad del Transporte estadounidense (NTSB, por sus siglas en inglés).

No hubo señales previas de problemas con el avión hasta 7 segundos antes del impacto, cuando  la tripulación intentó acelerar.

La presidenta de la NTSB, Deborah Hersman, ha revelado en rueda de prensa desde el propio aeropuerto de San Francisco que no hubo ninguna señal previa de que hubiera problema alguno relacionado con el avión hasta que 7 segundos antes del impacto la tripulación intentó acelerar. Hersman ha señalado que los datos recogidos hasta el momento revelan que el aparato se desplazaba "significativamente por debajo" de la velocidad necesaria.

Los pilotos intentaron entonces iniciar una maniobra de aterrizaje frustrado --que incluye aceleración-- apenas un segundo y medio antes del impacto. Los controladores se percataron entonces del problema, pero sólo para ver cómo el avión impactaba contra el dique, un muro de hormigón que separa la pista de aterrizaje del mar, con la cola del aparato.

 Las autoridades surcoreanas han enviado un equipo de seis personas para participar en las pesquisas, y han informado de que la investigación se hará de forma conjunta con las autoridades estadounidenses, aunque ha advertido de que podrían pasar meses, incluso años, hasta que haya conclusiones, según informa la agencia de noticias surcoreana Yonhap. El primer paso de la investigación ha sido entrevistar a los cuatro pilotos de la tripulación, que se encuentran alojados en un hotel de San Francisco. 

El Ministerio de Transportes surcoreano ha ordenado además una inspección de los 48 aviones Boeing 777 de Korean Air y Asiana Airlines y cursos de formación para los pilotos sobre aeropuertos complicados, incluidos los que tengan muros de hormigón como el de San Francisco.