Miércoles, 6 de Febrero de 2008

"Al que use su coche como arma, que se lo quiten"

Las asociaciones aprueban el decomiso de vehículos a los infractores de tráfico

MARTA HUALDE ·06/02/2008 - 21:17h

"Al que utilice su coche como un arma, que se lo quiten". Es el deseo tajante expresado ayer por la vicepresidenta de Stop Accidentes, Jeanne Picard, y compartido por otras asociaciones relacionadas con temas de tráfico y seguridad vial. Por ello, celebran que los fiscales estudien decomisar el coche a aquellos conductores que cometan delitos graves o sean reincidentes, como adelantó ayer Público.

"¡Qué maravilla!", fue la primera reacción espontánea de Picard al conocer la noticia. Su asociación solicitó que se incluyera esta medida en la reforma del Código Penal para incluir delitos por infracciones de tráfico. También el director de Seguridad Vial del Real Automóvil Club de España (RACE), Tomás Santa Cecilia, calificó la medida de "positiva", mientras el presidente de la Asociación Estatal de Víctimas de Tráfico, Francisco Canes, la consideró acertada porque "hay que acotar al máximo la libertad de delinquir y complicar la vida lo máximo posible a quienes delinquen".

Estupefacientes y sin carné

La duda que se le planteó a estas organizaciones es dónde se establecerán los límites. Es decir, a qué tipo de infractores se debería decomisar el vehículo. Desde el RACE, abogan por incautar el coche como pena a conductas que supongan un "riesgo elevado" para la seguridad en la carretera, como superar las tasas permitidas de alcohol o drogas. Además de estos supuestos, la Asociación de Víctimas de Accidentes de Tráfico propone penar a los propietarios de un coche que circulen sin carné de conducir, conductores temerarios y participantes en carreras ilegales. Stop Accidentes se ciñó en pedirla para aquellos que reinciden en la infracción.

Otra barrera que planteó Santa Cecilia es la posibilidad de un choque con el derecho a la propiedad privada recogido en la Constitución ("Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes") y las libertades de los conductores. A su juicio, hace falta una comisión de expertos que redacte "muy bien" su regulación y no se implemente de forma prematura. En este mismo sentido de no tomar "con ligereza" esta cuestión se pronunció Francisco Canes: "Decomisar los vehículos siempre que se respeten los derechos fundamentales".

Pocas reticencias mostró, sin embargo, la vicepresidenta de Stop Accidentes. "¿Libertades de qué?", se preguntó. Y respondió que cada individuo es libre, pero tiene que respetar la ley, que en materia de circulación es -en su opinión- "la que menos se respeta en España"."El derecho a la vida es el derecho fundamental", añadió. Sólo mostró su miedo a que haya que pelear con los diputados para sacar adelante esta iniciativa que estudia la Fiscalía, porque cuando se reformó el Código Penal "no se atrevieron".

Coerción y presión

¿Será efectiva? "Fundamental", según aseguró la vicepresidenta de Stop Accidentes, porque no ve suficientes otras iniciativas como el carné por puntos. También las víctimas de tráfico consideran esta posibilidad como "coactiva y de presión" que podría salvar vidas. "Mucha gente muere por las acciones de infractores que se saltan las normas de tráfico", agregó. Y entiende su presidente que la "sociedad tiene que defenderse".

 

El alcohol, presente en el 90% de los delitos


La mayoría de los delitos denunciados en materia de tráfico conforme a la reforma del Código Penal están relacionados con el consumo de alcohol. Suponen el 90% del total. Durante los dos meses desde la inclusión de los nuevos delitos, la Guardia Civil ha abierto 3.058 diligencias judiciales a 3.119 conductores. Ya están en prisión 200.
Como balance de otras medidas puestas en marcha en esta legislatura, han descendido los muertos en la carretera: un 32% en cuatro años. Los 175 fallecidos en accidentes de tráfico en enero suponen la segunda cifra más baja desde 1980. Con el carné por puntos, 5.000 personas han perdido el permiso.