Miércoles, 6 de Febrero de 2008

Nozar hipotecó fincas para comprar acciones de Colonial

La inmobiliaria de los Nozaleda usó como garantía de los créditos las acciones adquiridas, que han pinchado en bolsa y ahora vende

SUSANA R. ARENES ·06/02/2008 - 20:56h

Los Nozaleda, dueños de la promotora Nozar, llegaron a hipotecar fincas para comprar acciones de la inmobiliaria Colonial, que ahora está en venta urgente. Además, la familia Nozaleda también utilizó esos títulos como garantía de los préstamos que pidió para adquirir un 10% de la inmobiliaria (actualmente tiene un 12,5%). Ahora, la inversión ha pinchado y los bancos acreedores de Nozar y también del promotor Luis Portillo, que tiene el 39,7% de Colonial, presionan para que se venda la empresa. En caso contrario, las entidades financieras se quedarían con las acciones y los terrenos para venderlos y poder cobrar.


La venta está sólo en manos del emir de Dubai, el único inversor que ha mostrado un interés en firme por hacerse con la compañía. Los principales accionistas de Colonial, Portillo y Nozar, tienen que hacer frente a sus deudas con la banca y viven pendientes de una operación salvadora. El próximo día 17 vence el plazo para que el fondo del emirato árabe decida si lanza o no una oferta para adquirir la primera inmobiliaria española.

Los Nozaleda hipotecaron diversas fincas para cubrir parte de su inversión en Colonial utilizando hipotecas de máximos, como consta en las últimas cuentas de Nozar en el Registro Mercantil, correspondientes al año 2006. Este tipo de préstamo funciona como una línea de crédito que tiene como tope la cantidad por la que se haya hipotecado, por ejemplo: 100 millones; y permite volver a obtener crédito con menos costes por las cantidades amortizadas. Este tipo de préstamo no tuvo una regulación clara hasta la última reforma hipotecaria, aprobada en noviembre, y no es muy habitual entre las inmobiliarias, según los expertos consultados.

Nozar firmó compromisos de venta futura y permuta financiera (intercambio) con Barclays y con Royal Bank of Scotland sobre el 45% de sus acciones de Colonial, el 72% de su paquete en la inmobiliaria Astroc (en la que es segundo accionista, con el 24,9%), así como sobre sus 16 millones de acciones en la biotecnológica Natraceutical (ya vendida).

Esta práctica de aportar los propios títulos comprados como garantía del crédito pedido para adquirirlos se extendió entre inmobiliarias y constructoras en 2006, época de vacas gordas. Ahora, algunos de estos préstamos pasan factura.

Deuda con los bancos

La deuda de Nozar con los dos bancos por las acciones en las tres empresas citadas ascendió en 2006 a 431,8 millones de euros, según las cuentas publicadas en septiembre pasado. Las condiciones de la financiación del paquete en Astroc cambiaron tras vender los Nozaleda un 3% de la compañía a principios de 2007 con ganancias de 103 millones. No hay datos más actuales.

Un portavoz de Nozar aseguró ayer que "ya no existe ninguna deuda con Barclays" y rechazó hacer más aclaraciones sobre el crédito de Royal Bank of Scotland por Colonial, que vencía a partir de 2009.

Nozar acumulaba en 2006 una deuda de 1.833 millones y declaraba terrenos por valor de 1.893 millones; ganó 112 millones de euros. En 2007 elevó sus inversiones tanto en Astroc como en Colonial.

Hoy, los Nozaleda y el resto de accionistas de Astroc aprobarán en la junta la fusión de esta última inmobiliaria con dos de sus filiales con el fin de reflotarla.

El bróker Gaesco exige garantías a Portillo y Nozar

Gaesco, el bróker catalán, que declaró un agujero de 41 millones en noviembre por pérdidas con sus clientes, está reclamando a varios accionistas de la inmobiliaria Colonial garantías que éstos no han aportado. Así lo reconoció ayer la firma de bolsa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Se trata de garantías que firmaron con la entidad algunos accionistas con el fin de comprar acciones de forma indirecta (a través de derivados financieros). El ex presidente de Colonial, Luis Portillo, y Nozar, propiedad de los Nozaleda, figuran entre los accionistas de esta inmobiliaria que han declarado contratos de acciones indirectas.

Como las acciones de Colonial han pinchado en bolsa, Gaesco pidió garantías a los accionistas implicados que no le han dado y ahora se ve contra la cuerdas. Si éstas no se cubren, la firma procurará mantener su patrimonio en un nivel "según el grado de solvencia exigido".