Archivo de Público
Miércoles, 3 de Julio de 2013

Bruselas deja a España fuera de los países que podrán flexibilizar su reducción del déficit

El presidente de la Comisión Europea confirma que España quedará fuera de su plan que permite desviaciones temporales en el déficit para 2013 y 2014 con el fin de impulsar las inversiones que fomenten el crecimiento.

PÚBLICO / AGENCIAS ·03/07/2013 - 11:09h

- EFE - El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso el pasado martes en el Parlamento Europeo de Estrasburgo.

Se felicitaba Rajoy por los resultados obtenidos la pasada semana en el Consejo Europeo en cuanto a inversiones de la UE en empleo juvenil y crédito a PYMES, pero este miércoles, Bruselas vuelve a apretar las tuercas de la economía española.

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, ha confirmado este miércoles que España quedará fuera de su plan de permitir desviaciones temporales en el déficit en 2013 y 2014 con el fin de impulsar las inversiones productivas que fomenten el crecimiento.

Sólo los Estados miembros con un déficit inferior al umbral del 3% del PIB que fija el Pacto de Estabilidad se beneficiarán de esta mayor flexibilidad. El déficit español ascendió al 7% en 2012 -sin contar las ayudas a la banca- y debe reducirse este año al 6,5%.

La CE ha presentado este miércoles este plan que dará una mayor flexibilidad a los países que se desvíen de los objetivos de reducción del déficit para que puedan ejecutar inversiones en proyectos cofinanciados con fondos europeos y tienen efectos "positivos y verificables". "A la hora de evaluar los presupuestos nacionales para 2014 y los resultados presupuestarios para 2013 (...) volveremos a considerar permitir desviaciones temporales de los objetivos a medio plazo" de reducción del déficit estructural establecidos para cada país, dijo Durao Barroso, ante el pleno del Parlamento Europeo (PE).

Pero España, ávida de planes de estímulo que hagan frente a problemas estructurales como el desempleo, sobre todo el juvenil, que roza el 60%, tendrá que seguir con la ruta de la austeridad. En el caso de España, el gasto nacional para cofinanciar proyectos del fondo social europeo, por ejemplo para luchar contra el paro juvenil, sí computará como déficit, en contra de lo que había pedido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. No obstante, Rajoy ha explicado que sopesa dedicar el dinero nuevo del fondo contra el paro juvenil, que no exige cofinanciación, para reducir las cotizaciones sociales de los contratos jóvenes.

A quien sí beneficia esta iniciativa es a Italia, cuyo déficit se situó el año pasado en el 3% y se mantendrá por debajo del umbral este año. El Gobierno italiano ha hecho público un comunicado en el que "acoge con gran satisfacción un resultado importante, quizá el más importante de todos en la relación con las instituciones europeas".

Esta desviación debe estar ligada a gasto nacional en proyectos cofinanciados por la UE mediante la política de cohesión o de redes transeuropeas y tiene que tener un "efecto presupuestario positivo, directo y verificable a largo plazo", ha aclarado el presidente de la Comisión.

El objetivo de la CE es mantener las exigencias de reducción del déficit y su vigilancia macroeconómica sobre los Veintiocho. También intenta que "se acomoden programas de inversión pública no recurrentes que tienen un impacto probado sobre la sostenibilidad de sus finanzas públicas" dentro de los planes de estabilidad y convergencia que deben adoptar los países.

Barroso indicó que el vicepresidente de la CE y responsable de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, está "escribiendo" a los ministros de Finanzas de los Estados miembros y al PE para explicar "en detalle" la postura de la Comisión.