Archivo de Público
Lunes, 1 de Julio de 2013

El Gobierno de Mursi se tambalea

Cinco ministros presentan su dimisión. La policía no sólo no evita los ataques a las sedes de los Hermanos Musulmanes, sino que algunos agentes se unen a las protestas contra el presidente egipcio para pedir que abandone el cargo

AGENCIAS ·01/07/2013 - 14:29h

- EFE - Un opositor sostiene una pistola presuntamente utilizada por miembros de los Hermanos Musulmanes e incautada en un asalto a su sede principal en al-Moqattam, en el Cairo.

Mursi contra todos. Las masivas protestas contra el presidente de Egipto, las más multitudinarias desde la revolución que derrocó el régimen de Hosni Mubarak, en febrero de 2011, han llevado a que cinco ministros del Gobierno del país hayan presentado su dimisión.

Se trata de los titulares de Turismo, Hisham Zaazu, Telecomunicaciones, Atef Helmi, Medio Ambiente, Jaled Fahmi, Asuntos Parlamentarios, Hatem Bagato, y Recursos Hídricos, Abdelqaui Jalifa. Los cinco forman parte del sector de tecnócratas del Gobierno, en el que otros ministros guardan un perfil más afín a los islamistas Hermanos Musulmanes, movimiento vinculado a Mursi y al que pertenecía antes de asumir la presidencia egipcia.

Uno de los dimisionarios ha declarado que han tomado esta decisión para pedir "la caída del régimen" y porque Mursi "no ha respondido a las demandas del pueblo que ha salido a la calle en las protestas del 30 de junio". Según la fuente, insisten de manera irrevocable en su intención de renunciar y en no continuar en el Ejecutivo del primer ministro Hisham Qandil.

No se descarta que este grupo de ministros anuncie su paso a las filas de la oposición, que reclama la marcha inmediata de Mursi y la convocatoria de elecciones anticipadas. En paralelo, cinco senadores opositores de la "Shura" o Cámara alta del Parlamento han presentado hoy la renuncia a sus escaños, señaló Mena.

Desde anoche, han muerto en Egipto al menos 18 personas, según fuentes médicas, tras el estallido de los enfrentamientos entre islamistas y opositores en la sede central de los Hermanos Musulmanes en El Cairo. Lejos de amainar, las protestas continuarán este lunes. Cientos de personas continúan manifestándose contra Mursi tras haber pernoctado en tiendas de campaña en la cairota plaza Tahrir y junto al palacio presidencial de Itihadiya.

La oposición ha dado de plazo hasta mañana, martes, al mandatario para que dimita. Si no lo hace, el movimiento Tamarrud (Rebelión), organizador de la movilización y que asegura haber recogido 22 millones de firmas para pedir la dimisión del presidente, llamará a comenzar una campaña de desobediencia civil. "Ya no es posible una solución intermedia y no hay alternativa al final pacífico del poder de los Hermanos Musulmanes, representado en Mursi, y al llamamiento a elecciones anticipadas", señaló el grupo en un comunicado.

El hastío en el país contra Mursi es tal que, según el diario estadounidense The New York Times, la policía no sólo no ha impedido los ataques efectuados contra las sedes de los Hermanos Musulmanes, sino que algunos agentes incluso se han unido a las protestas para reclamar la dimisión de Mursi y la intervención del Ejército.

Según el corresponsal en El Cairo del rotativo norteamericano, David Kirkpatrick, el Ministerio del Interior ya había advertido antes de las manifestaciones de ayer domingo de que la Policía no protegería las sedes de los Hermanos Musulmanes y "en el momento de comenzar las protestas, apenas se apreciaba la presencia de agentes". El corresponsal ha asegurado también en Twitter -y ha enviado una fotografía para ilustrarlo- que varios agentes vestidos de uniforme se han unido a las manifestaciones.

Los Hermanos Musulmanes, por su parte, han criticado duramente la inacción de las fuerzas de seguridad y ha anunciado la posible creación de unidades de autodefensa. En declaraciones a Reuters, el portavoz del movimiento islamista, Gehad el Haddad, ha advertido de que los egipcios no permanecerán de brazos ni tolerarán ataques contra sus instituciones, porque "es muy peligroso que una parte de la sociedad utilice la violencia como medio para cambiar las cosas porque eso podría animar a otros a hacer lo mismo".

"Los Hermanos Musulmanes son una organización disciplinada", ha agregado el portavoz. Respecto a la posibilidad de que los Hermanos Musulmanes pongan en marcha comités de autodefensa popular similares a los que se crearon en 2011 durante las movilizaciones que pusieron fin al régimen de Mubarak, El Haddad se ha limitado a indicar que el Consejo Supremo de Guía se encuentra reunido y podría hacer un anuncio en rueda de prensa a lo largo de este lunes.