Archivo de Público
Lunes, 1 de Julio de 2013

Aznar se niega a hablar junto a Cospedal

Máxima tensión entre la secretaria general del PP y el ex presidente del Gobierno en la inauguración de la Escuela de Verano de FAES. La número dos de los conservadores reivindica la "moral pública" y la "ejemplaridad" de la política obviando a Bárcenas

ANA PARDO DE VERA ·01/07/2013 - 11:04h

JUAN CARLOS HIDALGO / EFE - El expresidente del Gobierno y presidente de FAES, José María Aznar, junto a la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal.

Se podía cortar la tensión con un cuchillo. José María Aznar dio la campanada en la inauguración de la Escuela de Verano de la fundación FAES que preside, al negarse a dar su discurso de inauguración junto a la secretaria general del PP.

El partido había anunciado ayer, domingo, que emitiría en directo las dos intervenciones. El expresidente del Gobierno se limitó a presentar a María Dolores de Cospedal y agradecerle su asistencia a los cursos una vez más. Al terminar ésta su discurso, Aznar le dio las gracias, no la miró en ningún momento y abandonó la mesa sin dirigirle la palabra, mientras la número dos del PP —que no perdió la sonrisa en ningún momento, a pesar de lo violento de la situación— se quedaba hablando con el secretario general de FAES, Javier Zarzalejos.

A falta del discurso del presidente de Honor del PP y de FAES, el objetivo se centró en las palabras de la secretaria general del partido de Mariano Rajoy, que está previsto que clausure el campus este domingo junto a Aznar, aunque ya nadie en el partido se atreve a confirmar nada después del plantón de hoy del expresidente del Gobierno.

Cospedal desarrolló un discurso de perfil bajo y desvinculado de la realidad que planea sobre el PP tras la entrada en prisión de Luis Bárcenas, al que no citó en ninguna ocasión y sobre el que no hizo declaraciones a su llegada. Tampoco se paró con los periodistas José María Aznar. Sólo en una ocasión —y en medio de una defensa contundente de la ideología liberal— apeló a la necesidad de "la moral pública" y la "ejemplaridad" como referentes de la política. "Las más importantes son las fuerzas morales", aseguró la también presidenta de Castilla-La Mancha citando al presidente norteamericano Woodrow Wilson.

Cospedal rompió una lanza a favor de la política y de la ley, que nos libran de la "confusión", y emplazó a la izquierda a abandonar su posición de abanderada de la "justicia social". Con un discurso cargado de citas (Locke, Ortega, Wilson, Aristóteles o Montesquieu), la secretaria general del PP se reafirmó en la necesidad del "proyecto reformista" del Gobierno de Rajoy, a quien, sin embargo, no citó en ningún momento en presencia de Aznar.

Como atisbo de autocrítica, Cospedal aseguró ya al principio que "las palabras envejecen" para reconocer que hacen falta "soluciones nuevas para una sociedad nueva".