Miércoles, 6 de Febrero de 2008

Plantas como cuadros

Se acabó regalar plantas en floreros. Una firma francesa introduce en
España un nuevo concepto de decoración floral: el vegetocuadro

ISABEL REPISO ·06/02/2008 - 20:00h

Flowerbox - Escritorio con enredadera.

Es el final del reinado de los espantosos jarrones de la abuela. Eso parecen gritar las propuestas de la firma Flowerbox, nacida en Marsella hace tres años. Cactus y plantas colgantes se presentan horizontalmente en la pared y recuerdan a la ventana panorámica de Le Corbusier en villa Saboye. De sorprendente efecto estético, el mantenimiento de estos vegetocuadros es
bastante simple.

“La planta está en un musgo vegetal, no en tierra, lo que evita que gotee”, señala Dennis Broduries, presidente de la compañía. Pero no se hagan ilusiones, las plantas necesitan ser regadas cada tres o cuatro semanas. Y para facilitar estos cuidados,  los soportes incorporan pipetas de agua.

Flowerbox inauguró su primera tienda en España el pasado mes de diciembre en Madrid, donde se pueden adquirir artículos desde 14 a 185 euros. Los precios se corresponden al tipo de soporte. Los más baratos están hechos con un cartón resistente e impermeable, pero también los hay de cerámica (desde 58 euros), de aluminio (a partir de 88 euros) y de madera maciza, que son los más caros.

Precios que dan cuenta de un nuevo concepto de decoración floral, “con muy buena aceptación por parte del cliente”, reconoce Broduries. Como consecuencia, Flowerbox tiene intención de implantarse en Barcelona “a lo largo de este año” y próximamente en Puerto Banús (Marbella), además de abrir más tiendas en Madrid.

“Lo que más valora el público que se acerca a la tienda es la originalidad y la elegancia de nuestros productos”, subraya el empresario. Flowerbox importa sus microplantas de Dinamarca. Sus características permiten que no haya que cambiarlas de soporte en meses y cuando haya que hacerlo, el cliente puede resolverlo en la tienda porque “son reciclables”, apunta Broduries. Era de esperar. El verde es un color tan natural como sostenible.