Archivo de Público
Sábado, 29 de Junio de 2013

¿Podemos volver a creer en el ciclismo?

'Público' pide los motivos a los distintos sectores del pelotón para volver a enamorarse de un deporte que, a partir de hoy, vive su época mágica con el inicio del Tour de Francia.

ALFREDO VARONA ·29/06/2013 - 08:47h

En una época como ésta, en la que casi no hay equipos en España y hay medios de comunicación nacionales que retiran al Tour de Francia de su programación, ¿cómo volver a creer en el ciclismo? ¿Cómo se iba a imaginar esto en la época de Delgado o Indurain? Pero ahora mismo el ciclismo es un deporte que no se parece tanto como quisiera al del pasado.

Todavía se narran hazañas extraordinarias como en la pasada Vuelta a España, en la que se superó el millar de aficionados en la etapa que acabó en la Bola del Mundo. Pero el problema es que, al final, siempre regresa al lugar del crimen. Ahora, que promete que se está regenerando, el último Giro de Italia ha vivido el positivo de un histórico como Danilo Di Luca.

Todo eso hace un daño enorme a un deporte que el inolvidable Lale Cubino no recuerda así en su época profesional. "Los ciclistas éramos gente muy admirada".  El periodista Josu Garai, que ha contado 26 Tours en las páginas de su periódico, sueña en voz alta: "Sería maravilloso un Tour sin escándalos".  La travesía comienza a partir de hoy, pero antes de empezar 'Público' ha pedido a las distintas partes del pelotón que nos den motivos para volver a creer en ellos. El primero es obvio: "El Tour es uno de los grandes espectáculos del mundo". Los demás ya dependen de algo más difícil: la conciencia de sus protagonistas. ¿Cómo poner a todos de acuerdo? "Mi conciencia me impide engañar a los demás".

Igor Antón, el ciclista

A los 30 años, Igor Antón correrá su tercer Tour con Euskaltel, pero ya no se engaña. "Los ciclistas estamos acostumbrados a convivir con esta crónica de sucesos. Para algunos sectores de la sociedad parece que es lo que más interesa, pero nosotros (al menos, los que creemos en la credibilidad de este deporte) debemos ser ajenos a ello. Sabemos que seguirá habiendo gente que haga trampas, seguramente no tanta como antes, pero casos habrá, porque esto sólo se puede solucionar con tiempo". Igor es hombre de un discurso muy realista.

"A mí nadie me ha ofrecido doparme, pero realmente tampoco haría falta"

"No me gusta engañar a nadie. A mí nadie me ha ofrecido doparme, pero realmente tampoco haría falta. Si yo hubiese querido hacerlo sólo es cuestión de que hubiese puesto los medios". Afortunadamente, no lo hizo. "No lo he hecho, porque creo en los valores que me ha enseñado este deporte, en su esfuerzo, en su dureza, en su preparación al milímetro en la que hay tanta gente detrás tuya: masajistas, mecánicos, directores… Mi conciencia me impide defraudar a esa gente que se deja la vida para que tu rindas.

Pero no sólo por ellos. También por tu propia familia a la que sometes a enormes sacrificios. Yo no estoy casado, pero vivo con mi novia y, si lo analizas fríamente, son muchas semanas las que paso fuera de casa viajando, cruzando el mundo…, vas hasta a Pekín, si hace falta".  Por eso Igor Antón prefiere hablar de lo que rodea a las carreras. "Si hay gente que no quiere volver a saber nada del ciclismo, lo primero que le pediría es que, si puede, venga a una carrera y vea el ambiente, el esfuerzo, la dedicación de todos, ciclistas, aficionados…, todo. Entonces es probable que pueda perdonar al ciclismo por todo lo que ha pasado estos últimos años"."El 80 o 90% de los ciclistas ya van limpios".

Laudelino Cubino, el exciclista

Laudelino Cubino (Béjar, 1963) llegó a ganar en la cima de Luz Ardiden la edición de 1988, en una época en la que el ciclismo era un deporte absolutamente admirado. "Sin embargo, ahora está muy devaluado. Es algo que me molesta reconocer, pero no puedo engañarme. Hay mucha gente que ha perdido la afición que tenía. Yo lo he visto en mi tierra, donde al ciclismo siempre se le ha querido con locura, porque hay corredores que colaboramos en ello". Como ciclista, Cubino jamás vivió esta crónica de sucesos tan lamentable.

"Estoy convencido de que ahora el 80 o 90 % de la gente va limpia"

"Yo viví otra época en la que se hablaba del ciclismo y se hacía con respeto y admiración, como un ejemplo para la sociedad". El secreto está en recuperar esos valores.  "Está claro", admite Cubino, "pero esto es una cosa que necesita tiempo: no se puede lograr de hoy para mañana. Sé que esto está cambiando, porque lo veo, lo palpo, yo nunca me he alejado del ciclismo. De hecho, en este Tour iré a ver las etapas que acaban en los Piríneos". La estadística, que hace, parece muy esperanzadora.  "Estoy convencido de que ahora el 80 o 90 % de la gente va limpia, pero también sé que hay casos como los positivos de DiLuca o Santambrogio en el último Giro que hacen un daño tremendo. Sobre todo, porque ahora esto está cambiando y cada vez, que aparece un caso así, parece que te obligan a volver a empezar y a convencer a la gente de que no todo el mundo se dopa y de que los tramposos son casos muy residuales"

"No van a terminar nunca con este deporte" José Antonio González Linares, el director

Antes de sus once años de director, González Linares fue ciclista durante doce años. Ahora, aparte de ser alcalde de San Felices de Buelna (Cantabria), es comentarista de la Cadena SER, donde comprueba que al ciclismo ya no se le trata de la misma manera. "He ido a 32 Tours y en los últimos tres la emisora ya no me ha pagado el desplazamiento. He hecho el trabajo desde un estudio, y, en buena medida, sé que ha sido por la crisis, pero también por el desprestigio del que ha sido objeto el ciclismo. Mira lo que ha pasado con Perico Delgado en TVE o en Onda Cero, que este año no va a retransmitir los finales de etapa". Linares sabe que la situación es difícil, pero aun así invita "a la gente a creer más de lo que cree en el ciclismo". Recuerda que "los corredores cumplen unas reglas muy estrictas y hay algunos que no son responsables". La estadística podría darle la razón. "Si se hacen 3.000 controles al año tampoco es tan raro que alguno dé positivo porque, en realidad, eso es un reflejo de la sociedad". Linares también invita a comprender a los ciclistas. "Hay que tener fe en ellos, hay que entender que hay muchos ciclistas que si han hecho trampas es para ser como los demás o, como decía Ullrich, para competir en igualdad de condiciones. Pero, además, no creo que esto sea exclusivo del ciclismo. El dopaje existe en todos los deportes. Otra cosa es que se hagan controles tan estrictos como en el nuestro". Sea como sea, Linares no teme por el ciclismo. "Aunque los sponsors están apretando mucho, no van a terminar nunca con este deporte. La prueba es que, a pesar de todo lo que ha pasado, sigue saliendo la misma gente que hace 50 años a ver las carreras… No hay más que verlas Clásicas de Bélgica lloviendo, nevando… La gente espera hasta siete horas para ver el final de etapa, se recorren 1.500 kilómetros, duermen en tiendas de campaña… Eso no se hace ni por el fútbol. No, el ciclismo no acabará nunca. Es imposible".

"En poco tiempo, nos vamos a quitar la coletilla" Josu Garai, el periodista especializado

Josu Garai vivirá su Tour número 27 como cronista de MARCA y, a pesar de todo lo que ha tenido que escribir de casos de dopaje, asegura que"nunca he dejado de creer en este deporte y, como yo, hay muchísimos casos. Los aficionados de toda la vida siguen fieles al ciclismo. Pero sí es cierto que hay un antes y un después del Tour de 1998". La realidad es que ahora mismo Josu es optimista. "Se ha elegido una línea buena y en muy poco tiempo nos vamos a quitar la coletilla. De todas maneras, también hay que decir que no todos los deportes luchan contra el dopaje como lo ha hecho el ciclismo. La abrumadora mayoría de los deportes no hacen controles de sangre tan exhaustivos como se hacen aquí. Por eso vamos por delante de la mayoría. Es una prueba de que el sistema funciona y siempre existe ese porcentaje de ciclistas,que ahora son minoría, que se resienten. Pero esto tampoco es una excepción del ciclismo, sino que es un reflejo de la sociedad en la que los tramposos existen a todas las escalas. Basta con leer los periódicos". Su sueño como periodista y aficionado es narrar este año "un Tour sin escándalos. Si saliesen más casos nos dejarían sin argumentos. Pero, sinceramente, yo veo que la gente cada vez está más concienzada. Sabe que se ha estrechado el cerco y que hay escándalos que no se pueden repetir, pero…".