Archivo de Público
Miércoles, 26 de Junio de 2013

Montoro admite que en España hay "demasiada" economía sumergida

El ministro de Hacienda reconoce que la recaudación tributaria en relación con el PIB es "claramente inferior" a la de los países desarrollados

EFE ·26/06/2013 - 09:56h

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante la sesión de control al Ejecutivo, esta mañana en el pleno de la Cámara baja, en la que ha respondido a varias preguntas sobre el caso Nóos. Montoro ha pedido que nadie vea "intención alguna" en los errores producidos al atribuir a la infanta Cristina la venta de trece fincas porque "los errores son errores" y en este caso no han perjudicado a la causa judicial. -EFE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha admitido hoy que en España hay "demasiada" economía sumergida, y ha reconocido que la recaudación tributaria en relación con el PIB es "claramente inferior" a la de los países desarrollados. Montoro ha respondido así en la sesión de control al Gobierno en el Congreso a la pregunta del diputado de CiU Josep Sanchez Llibre sobre la cuantificación que hace el Gobierno de la economía sumergida en España.

El ministro ha asegurado que hay muchas formas de medir la economía sumergida y ha incidido en que pertenece al ámbito de lo desconocido, "porque si no, no sería sumergida". A este respecto, ha recordado las diferentes leyes que se han aprobado últimamente en el Congreso para luchar contra el fraude fiscal.

Asimismo, ha admitido que "a veces" la actuación de la Agencia Tributaria puede incomodar a los contribuyentes, si bien ha insistido en que esa labor es necesaria para financiar los servicios públicos de los ciudadanos. Por su parte, Sanchez Llibre ha mostrado su sorpresa por el hecho de que el Gobierno no disponga de un indicador oficial de la economía sumergida.

El diputado de CiU ha destacado que algunos estudios la cifran en el 20% del PIB y ha añadido que con ello Hacienda pierde alrededor de 60.000 millones de euros. También ha pedido que la Agencia Tributaria ponga su cara amable para los que pagan habitualmente y sea un instrumento "feroz" para los "clandestinos".