Archivo de Público
Martes, 25 de Junio de 2013

El alcohol gana terreno

El perfil más común de drogodependiente: varón de 35 años urbano, que tarda más de diez años en pedir ayuda profesional, según un reciente estudio de Proyecto Hombre.

ALEJANDRO LÓPEZ DE MIGUEL ·25/06/2013 - 14:35h

Monserrat Cabré, subdirectora del Área de Acción Social de Obra Social la Caixa, el subdirector general del Plan Nacional sobre Drogas José Oñorbe, el presidente de Proyecto Hombre, Luís Manuel Flórez y el director del Observatorio Antonio Jesús Molina, en el acto de presentación del informe, el 25 de junio. PÚBLICO-ALM

Según el estudio Observatorio Proyecto Hombre sobre el perfil del drogodependiente, informe 2012, cuatro de cada diez españoles atendidos por el programa Proyecto Hombre tienen problemas relacionados con el consumo de bebidas alcohólicas. En la jornada previa al Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas (26 de junio), Proyecto Hombre ha presentado en Madrid un informe elaborado a lo largo de cuatro años y con una muestra de 2.910 ciudadanos atendidos por el programa, para mejorar el conocimiento del perfil del drogodependiente y despejar mitos en torno a su figura. Y lo han conseguido.

Un 91% de los adictos atendidos son hombres, frente a apenas un 9% de mujeres. 

Según el estudio, el perfil más común de drogodependiente es el de un varón de 35 años y urbano, que tarda más de 10 años en pedir ayuda profesional. Casi la mitad de los encuestados forma parte del circuito laboral (sea trabajando o cobrando ayudas por desempleo), un 51% son personas sin formación y un 28% apenas cuentan con estudios básicos. Y hay más: un 91% de los adictos atendidos son hombres, frente a apenas un 9% de mujeres. Esta diferencia abismal se explica, entre otros factores, por el mayor número de cargas familiares de las mujeres, su menor acceso al mercado laboral o el doble estigma que conlleva ser mujer y drogodependiente, en palabras del subdirector general del Plan Nacional sobre Drogas (PNSD), José Oñorbe.

El alcohol es el enemigo principal a abatir según este estudio; la tolerancia social al consumo de bebidas alcohólicas, presentes en el día a día, en el ocio y en todo tipo de celebraciones en nuestro país, así como el consumo entre jóvenes y adolescentes son problemas a tener en cuenta frente a una sustancia adictiva que una parte importante de los españoles no reconocen como tal. Según el estudio, los alcohólicos tardan 19 años de media en requerir ayuda profesional para combatir su problema, y es la única droga en la que el consumo entre mujeres es casi tan habitual como entre hombres.

El 42% consumen bebidas alcohólicas,  y más de un tercio tienen un empleo.

El Observatorio destierra también el estereotipo tradicional del drogodependiente, distinguiendo entre cuatro perfiles de consumidores distintos. El primer perfil, cuya sustancia de consumo principal es el alcohol engloba a un 42% de los ciudadanos atendidos por Proyecto Hombre en el año 2012, con una media de edad de 43 años, y más de un tercio tienen un empleo. El segundo perfil hace referencia al 31% de los adictos, consumidores de cocaína. La mayoría son varones con empleo (50%) y solteros, con una media de consumo de 11,5 años antes de solicitar tratamiento.

En tercer lugar encontramos a los consumidores de heroína (5,1%) y policonsumidores (12%), un grupo formado por hombres solteros (más del 70%). Perciben sus ingresos de familia, pensiones, y ayuda social, siendo el perfil que registra un mayor porcentaje de delitos cometidos y estancias en prisión (66% y 65%), además de ser los más afectados por VIH y Hepatitis C. El último perfil engloba a los consumidores de cannabis (7%). Presentan una media de edad inferior -26 años-, son varones solteros en su mayoría y conviven con su familia, su principal fuente de ingresos.

El estudio contribuye a desterrar la visión del drogodependiente como un ciudadano estigmatizado, sin posibilidad de encontrar trabajo, adicto al consumo de todo tipo de sustancias -la inmensa minoría- o afectado por enfermedades infecciosas (solo un 4,2% son VIH positivos).

El subdirector general del Plan Nacional sobre Drogas José Oñorbe, el presidente de Proyecto Hombre, Luís Manuel Flórez y el director del Observatorio Antonio Jesús Molina han sido los encargados de presentar el nuevo estudio, en un acto en el que también ha estado presente Monserrat Cabré, subdirectora del Área de Acción Social de Obra Social la Caixa, que ha participado en la financiación de este informe.

Solo el 1% de los atentidos por el Proyecto Hombre son inmigrantes

Los cuatro han hecho hincapié en la importancia de la prevención del inicio de consumo, especialmente entre los más jóvenes. Adaptar los programas a estos perfiles de consumidores, ayudar a un mayor número de inmigrantes-el 1% de los beneficiados por la labor de Proyecto Hombre- llegar a un mayor número de mujeres y permitir la integración social y laboral de los miles de españoles que cada año se enfrentan a su adicción son las principales metas a alcanzar para el Proyecto Hombre, que desde hace 30 años lucha para que estas personas puedan recuperar el control de sus vidas. 

Proyecto Hombre nace en 1984 como un programa terapéutico dirigido a la prevención, tratamiento y rehabilitación de personas con drogodependencias y adicciones. Con 27 centros repartidos por 15 comunidades autónomas, la Asociación Proyecto Hombre atiende cada año a más de 19.000 personas, gracias a sus 1.200 empleados y 2.500 voluntarios. El programa liderado por Luis Manuel Flórez pone también el acento en la prevención del consumo de sustancias adictivas, ya que en palabras de Flórez "de la droga se puede salir, pero es mejor no entrar".