Archivo de Público
Lunes, 24 de Junio de 2013

Telefónica vende su filial en Irlanda a Hutchison Whampoa por 850 millones

La multinacional española destina el importe de la operación a la reducción de su deuda y aproximarse así a su objetivo de situar la deuda neta por debajo de los 47.000 millones de euros en 2013

AGENCIAS ·24/06/2013 - 09:33h

REUTERS. - Detalle de la sede de Telefónica en el madrileño barrio de Las Tablas.

Telefónica ha acordado la venta de su filial irlandesa O2 a la operadora Three, filial irlandesa de Hutchison Whampoa, por un importe de 850 millones de euros, según ha informado este lunes la operadora española a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en una operación que permite a la multinacional española avanzar en sus objetivos de reducción de deuda.

Dicha cantidad incluye un pago inicial en metálico de 780 millones de euros al cierre de la transacción y un pago aplazado adicional de 70 millones de euros en base al cumplimiento de los objetivos financieros acordados.

Esta operación se enmarca "dentro de la política de gestión proactiva de la cartera de activos de Telefónica y de las iniciativas destinadas a incrementar su flexibilidad financiera", según la compañía. En este sentido, según ha señalado la compañía, se espera que este acuerdo ejerza un impacto positivo en la reducción de la deuda neta del Grupo Telefónica de, aproximadamente, 780 millones de euros, sin tener en cuenta el cobro del pago aplazado adicional.

De esta forma, la operación permite a Telefónica acelerar su proceso de desapalancamiento y aproximarse así a su objetivo de situar la deuda neta por debajo de los 47.000 millones de euros en 2013 (5.000 millones menos que en 2012).

Telefónica ha apuntado que la desinversión en el mercado irlandés, donde entró en el año 2006 con la adquisición del Grupo O2 en Europa, está sujeta a la obtención de las pertinentes autorizaciones de las autoridades de competencia. La compra de O2 otorga a Three una cuota de mercado en Irlanda del 37,5% y un total de 2 millones de abonados, según indicó Hutchison Whampoa. A finales de 2012, la filial irlandesa -con una plantilla de 965 empleados- suponía el 1 por ciento y el 0,6 por ciento de los ingresos y OIBDA consolidados del Grupo Telefónica.

Los analistas han valorado positivamente la operación. Algunos, como los de Bankia Bolsa, y han apuntado que, tras la desinversión en Irlanda, Telefónica podría optar por algunas de las siguientes posibilidades: activos inmobiliarios, como por ejemplo con una operación de sale and lease back (venta con opción a alquiler) de su sede en Madrid; la venta de 02 en la República Checa, que podría traer ingresos de 260-385 millones de euros; o el 5% de China Unicom.