Archivo de Público
Viernes, 21 de Junio de 2013

Gandolfini murió de un ataque al corazón, según la autopsia

El cuerpo del actor fue hallado por su hijo de 13 años en el cuarto de baño de su hotel, en Roma. Los médicos intentaron reanimarle durante 40 minutos.

AGENCIAS ·21/06/2013 - 13:36h

Vista exterior del Hotel Boscolo Exedra de Roma en el que Gandonfini pasaba sus vacaciones, el jueves 20 de junio de 2013.EFE/Massimo Percossi

La autopsia realizada al cuerpo de James Gandolfini, estrella de la serie estadounidense "Los Soprano", ha confirmado este viernes que murió de un ataque al corazón, dijo una fuente hospitalaria. La fuente, que ha pedido no ser identificada, dijo que la muerte de Gandolfini el miércoles en el hotel Boscolo Exedra de Roma se debió a "causas naturales, un ataque al corazón".

Gandolfini, de 51 años, cuya interpretación de Tony Soprano le hizo dar el salto a la fama y ayudó a iniciar una nueva era de las series de televisión estadounidenses, estaba de vacaciones en Roma y estaba previsto que acudiera a la clausura del Festival de Cine de Taormina en Sicilia el sábado.

El hijo de 13 años del actor, Michael, lo encontró desvanecido en el cuarto de baño de su habitación de hotel, dijo el representante de Gandolfini, Mark Armstrong, en un correo electrónico. Los médicos del hospital Umberto I de la capital italiana iban a anunciar los resultados de la autopsia a lo largo del viernes, después de informar de forma oficial a la embajada de Estados Unidos y a los miembros de su familia, dijo la fuente hospitalaria.

Claudio Modini, el jefe de urgencias, dijo a Reuters el jueves que los médicos habían intentando reanimar a Gandolfini durante 40 minutos cuando llegó al hospital, antes de confirmar su fallecimiento.

Nueva Yersey despide a Tony Soprano

El estado natal de James Gandolfini, Nueva Jersey, llora hoy la repentina muerte del protagonista de la serie "Los Soprano" por ser "uno de los suyos", agolpándose en la casa donde vivía su famoso personaje y apelando a la identidad del lugar que mira a Nueva York desde el otro lado del río Hudson.

Gandolfini dio vida a un carismático, matizado, cotidiano y brutal patriarca mafioso.

Nacido el 18 de septiembre de 1961 en Westwood, y condenado a papeles secundarios en la gran pantalla, Gandolfini, con su oronda figura y su mirada triste, emergió en "Los Soprano", la serie que abrió la nueva época dorada de las series en la televisión, como un carismático, matizado, cotidiano y brutal patriarca mafioso.

Hoy, en la casa de Nort Caldwell donde su familia ficticia residía, se agolpaban los fans de la serie. Velas y flores se iban acumulando conforme avanzaba la mañana recordando tanto al personaje como al actor, fallecido irónicamente en Italia, cuna de la mafia. "Gandolfini puso el lugar que llamamos hogar en el mapa. Millones de personas que nunca habían estado aquí descubrieron los lugares (y hábitos) que nosotros damos por hecho", recuerda en su editorial el periódico digital del estado NJ.com.

Efectivamente, el turista ya no solo quiere ver el Manhattan de Woody Allen o las tiendas y restaurantes de "Sex and the City". También quiere respirar ese ambiente de barrio italoamericano, pasar por el peaje de la autopista New Jersey Turnpike, o visitar el club de striptease "Bada Bing", aunque en realidad se llame "Satin Dolls". De la misma manera, en 2007 los mitómanos vivieron como herejía el cierre de "Satriale's", la carnicería que servía de escenario en la serie y donde se despachaban algo más que chuletas de cerdo.

Y hoy, en Holster's de North Jersey, el "diner" (típico restaurante estadounidense) donde concluía la galardonada serie, la gente se reunía para compartir el "shock" ante la inesperada muerte de su ídolo, con solo 51 años y con la vitalidad a pleno rendimiento. Dentro, se puede ver un reservado en negro, en señal de luto y su dueño, según recoge el USA Today, recuerda a Gandolfini como "un gran hombre, muy con los pies en la tierra", asegurando que esos anillos de cebolla que consumía Tony Soprano en la despedida de la serie, eran también los favoritos del actor.

Gandolfini: "Hago mi trabajo y me voy a casa. ¿Por qué estáis interesados en mí? No preguntaríais a un camionero sobre su trabajo"

Efectivamente, Gandolfini era "un tipo de Nueva Jersey", con su físico alejado del glamur, con un currículum que incluía trabajos más mundanos como gorila de discoteca antes de debutar en Broadway con "Un tranvía llamado deseo", y con sus continuas declaraciones sobre su rechazo a cualquier culto al cuerpo. "Solía decir que era un Woody Allen de 120 kilos. Pero ahora debería decir de 135", bromeó en una ocasión, sobre su aspecto creciente. Y cuando se convirtió en un fenómeno mediático perseguido por la prensa, simplemente decía: "Soy un actor. Hago mi trabajo y me voy a casa. ¿Por qué estáis interesados en mí? No preguntaríais a un camionero sobre su trabajo".

"Otras celebridades tuvieron raíces en Nueva Jersey, por supuesto. Desde Frank Sinatra a Whitney Houston pasando por John Travolta y Brooke Shields. Pero Gandolfini, como ese otro 'jefe' (en referencia al 'boss', Bruce Springsteen), nunca dejó atrás sus orígenes, ni siquiera después de ser catapultado al estrellato", se despedía el NJ.com. EFE