Archivo de Público
Jueves, 20 de Junio de 2013

Microsoft recula ante las críticas de los usuarios

La compañía cambia de estrategia y anuncia que su Xbox One será compatible finalmente con juegos de segunda mano y se podrá usar sin conexión a Internet

AGENCIAS ·20/06/2013 - 16:57h

- REUTERS - La nueva consola de Microsoft, Xbox One, el día de su presentación.

Microsoft ha dado marcha atrás. La avalancha de críticas a su política de Xbox One ha hecho que la compañía estadounidense cambie de estrategia para su nueva consola: finalmente no habrá conexión a Internet obligatoria, no se restringirá el mercado de la segunda mano y no tendrá protección regional. 

"Nos habéis dicho cuánto os gusta la flexibilidad que tenéis hoy con los juegos distribuidos en discos. La capacidad de prestar, compartir y revender los juegos a vuestra discreción es de una importancia increíble para vosotros. También lo es la libertad de jugar sin conexión a Internet", reconoció en un comunicado Don Mattrick, presidente de la división de Entretenimiento de Microsoft. El ejecutivo confirmó que esto sería también posible con Xbox One tal y como es en Xbox 360.

La decisión de Microsoft llega casi una semana después de que finalizara en Los Ángeles la feria de referencia para la industria del videojuego, E3, donde su principal competidor, la japonesa Sony, se mofó de las ideas de su rival. El presidente de Sony Computer Entertainment America, Jack Tretton, comparó entonces la próxima PlayStation 4, a la venta el 31 de diciembre, con Xbox One, que saldrá en el mes de noviembre, e indicó que su consola sí ofrecerá libertad para el uso de juegos usados, que no sería necesario autentificarlos y se podrá jugar sin estar conectado a la red.

Las grandes bombas de Sony en el E3 fueron el precio de PlayStarion 4, 399 euros (100 menos que Xbox One) y una política completamente abierta con respecto a la compraventa y préstamo de videojuegos. Microsoft comenzó defendiendo su estrategia, pero es evidente que han considerado que resultaría demasiado difícil competir con Sony en este ambiente de críticas, unido a un precio más bajo, y ha decidido recular con todo.

"Nos habéis dicho cuánto os gusta la flexibilidad que tenéis hoy con los juegos distribuidos en discos"

En un primer momento, Microsoft requirió la conexión permanente de Xbox One y fue poco claro con su política de juegos usados. En la rectificación de hoy se especifica que los jugadores podrán usar sin estar conectados a internet tanto los juegos en discos como los que se descarguen a la consola desde Xbox Live y no habrá restricciones de compatibilidad por territorios para el uso de los juegos, algo que no había sido tan criticado como las anteriores decisiones, pero que sí que había sido advertido por algunos usuarios que acostumbran a comprar juegos importados, más económicos.

La parte negativa del cambio es que Microsoft también ha eliminado el intercambio de videojuegos descargados a través de la tienda online de la consola, algo que no permiten Xbox 360 y PS3 y que tampoco permitirá Xbox One. También afectará esta medida al sistema de mejora gráfica de Xbox One a través del cloud computing. La nube iba a multiplicar la capacidad gráfica de la consola por cuatro y sería algo "de serie", puesto que en un principio se contemplaba la conexión a Internet como requisito obligatorio. Habrá que ver en qué quedan estas posibilidades y si este salto gráfico se convierte en un extra para los videojuegos del catálogo de Xbox One, como lo es ahora el multijugador online.

Por otro lado, Microsoft ha recalcado la importancia de Kinect y la nube. En una serie de preguntas y respuestas enviadas al equipo de Xbox One han dejado claro que Kinect es parte esencial de la plataforma y que, aunque no será necesario que la consola esté conectada las 24 horas a Internet, la nube mejora la experiencia de Xbox One. Según Microsoft, la nube "hace cada experiencia mejor y más accesible". Debido a que Xbox One se alimenta de la nube, los juegos "tienen más potencia disponible" para crear "nuevos juegos, mundos persistentes y experiencias más profundas".

"Kinect es parte esencial e integral de la plataforma"

También destacan que su sistema y los juegos se pueden actualizar automáticamente gracias a la nube, evitando así esperar para descargas o actualizaciones. "Los juegos y el entretenimiento se almacenan y se guardan en la nube, por lo que (los usuarios) pueden acceder a ellos en cualquier momento y desde cualquier Xbox One. También podrán iniciar un juego, una película o un programa de televisión en una consola y terminarlo exactamente donde lo dejó en otra", asegura el equipo de Xbox One.

Otra de las cuestiones planteadas por los usuarios sobre la nueva generación se centran en Kinect. Con Xbox One, Kinect será parte fundamental y no solo un periférico como en el caso de la actual Xbox 360. Los usuarios han preguntado al equipo de Microsoft por qué es necesario Kinect con cada Xbox One. La respuesta de Microsoft es clara: "Kinect es parte esencial e integral de la plataforma". La compañía asegura que al ser parte de todas las Xbox One, los creadores de juegos y entretenimiento pueden crear experiencias que suponen la disponibilidad de la voz, los gestos y la detección "de forma natural", dando lugar a "una facilidad de uso sin igual, experiencias de primer nivel y la interactividad para el usuario".

El equipo de Xbox One también ha aclarado otros puntos en relación a Xbox Live Gold o la conexión de Xbox One con los proveedores de televisión por cable o satélite. Ante las cuentas Xbox Live Gold existentes, el equipo asegura que no será necesario hacerse con otra cuenta para Xbox One. En cuanto a la conexión con los proveedores de TV por cable o satélite, el equipo de Microsoft ha asegurado que se trata de "algo complejo" y están trabajando a través de las muchas tecnologías y políticas para que todo el mundo pueda acceder a la televisión en directo en Xbox One.