Archivo de Público
Martes, 18 de Junio de 2013

La Casa Blanca emprende un diálogo de paz directo con los talibanes

El Gobierno de Barack Obama tendrá un papel de apoyo, pero "son negociaciones entre los afganos, no conversaciones entre Estados Unidos y los talibanes", han matizado fuentes oficiales.

EFE ·18/06/2013 - 16:49h

REUTERS/Omar Sobhani - Hamid Karzai, presidente de Afganistán.-

Altos cargos estadounidenses han anunciado que los Estados Unidos formarán parte de conversaciones directas de paz con los talibanes, según recoge la BBC. La primera reunión tendrá lugar en una oficina en Doha, la capital de Catar, la primera oficina oficial de los talibanes en el extranjero inaugurada este martes.  Sin embargo, la localización exacta de la sede y la fecha del inicio de las reuniones no se han especificado.

Por su parte, el presidente afgano, Hamid Karzai, ha confirmado que su gobierno también ha enviado una delegación a Catar para comenzar conversaciones de paz con los talibanes. Karzai había informado horas antes del inicio del traspaso definitivo de la seguridad a las fuerzas locales en medio de una nueva demostración de fuerza talibán con un ataque en Kabul que costó la vida a tres civiles.

En una rueda de prensa, Mohamed Naim, portavoz de la oficina de los talibanes, afirmó que la apertura de la sede supone "un medio para el entendimiento y el comienzo de las conversaciones".  Naim explicó que algunos de los objetivos de la oficina son "apoyar el proceso político, hallar una solución pacífica que garantice la independencia de Afganistán y devolver la seguridad al país".

Un alto cargo del Gobierno de Barack Obama explicó mediante conferencia telefónica que "hoy es un día importante para poner en marcha los esfuerzos encaminados a alcanzar la paz en Afganistán". El Gobierno estadounidense tendrá un papel de apoyo en esos diálogos de paz, pero "son negociaciones entre los afganos, no conversaciones entre Estados Unidos y los talibanes", han indicado fuentes oficiales.

El diálogo está condicionado a que los talibanes "rompan sus vínculos con Al Qaeda", según  Estados Unidos

La participación en el diálogo de Doha de los talibanes y otros grupos insurgentes está condicionada a que esas organizaciones "rompan sus vínculos con Al Qaeda, pongan fin a la violencia y respeten la Constitución de Afganistán, incluidos los derechos de las mujeres y las minorías", según los funcionarios estadounidenses.

Sin embargo, admitieron que el nivel de confianza entre el Gobierno afgano y los talibanes es muy bajo y que continúa la lucha armada en ese país, por lo que no hay garantías de que haya progresos rápidos en las negociaciones. De hecho, en los últimos años se han sucedido, sin éxito, diversas iniciativas de diálogo entre el movimiento integrista talibán, la comunidad internacional y las autoridades afganas.

Otros procesos fallidos

Un ejemplo fue el proceso liderado por Kabul que resultó seriamente afectado a finales de 2011 con el asesinato en un atentado suicida del expresidente Burhanudín Rabbani que dirigía el Consejo de Paz afgano encargado de pilotar las negociaciones. Estados Unidos lo intentó unilateralmente a principios de 2012 mediante encuentros también en Catar, pero los talibanes pusieron fin a este diálogo al cabo de un par de meses alegando que Washington no mostraba un compromiso serio.

"A partir del miércoles las fuerzas afganas llevarán la iniciativa en la responsabilidad de la seguridad en Afganistán", afirmó este martes Karzai en una ceremonia celebrada en Kabul para marcar la fase final de un proceso que comenzó en 2011 y concluirá en 2014.

Durante la última fase de la transición, la Policía y el Ejército afganos relevarán de manera gradual a las tropas internacionales de la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) en los 95 distritos -sobre todo en el sur y este del país- que todavía están bajo su control. El jefe de la ISAF, general estadounidense Joseph Dunford, calificó hoy el traspaso de la seguridad a las fuerzas afganas como "un monumental paso adelante" hacia la retirada de las tropas internacionales.

"Si bien la naturaleza de nuestra relación está cambiando, el compromiso de la comunidad internacional con el pueblo de Afganistán sigue siendo firme y duradero", subrayó Dunford.