Archivo de Público
Martes, 18 de Junio de 2013

La CEOE entierra definitivamente a Díaz Ferrán

La patronal quiere mejorar su imagen y aprueba un Código Ético para evitar otro escándalo. Además, reforma sus estatutos para hacer la organización más ágil y más democrática

JORGE OTERO ·18/06/2013 - 15:28h

"Nos van a contar una película de terror". Así valoraba una empresaria antes de empezar lo que iba a ser la Asamblea General de la CEOE. La crisis era un asunto de conversación recurrente en los corrillos que se formaron antes del comienzo del evento. Había, sin embargo, otro asunto con nombre propio que preocupaba a los dirigentes, delegados y empresarios: Gerardo Díaz Ferrán.

Y es que la sombra del encarcelado expresidente de la organización sobrevoló toda la Asamblea aunque no se citó ni una sola vez su nombre. Tan solo una referencia indirecta por parte del ponente que defendió la ponencia del Código Ético y de Buen Gobierno, el plato fuerte de la Asamblea e instrumento con el que la patronal pretende dar una nueva y mejorada imagen: "Con nuestro presidente Juan Rosell, las cosas han cambiado desde diciembre de 2010".

En los pasillos sí hubo más autocrítica. Arturo Fernández, presidente de CEIM, la patronal madrileña, también se refirió a Díaz Ferrán pero  no se atrevió a nombrarlo: "Ha habido conductas, cuando menos, inadecuadas y demasiada impunidad ante la irresponsabilidad".

Rosell: "Para nosotros lo más importante es la transparencia"Juan Rosell, el actual presidente de la patronal española, resumió muy bien en la intervención que dio el pistoletazo de salida a la Asamblea el nuevo espíritu que quiere transmitir la CEOE: "Para nosotros lo más importante es la transparencia". El mensaje a los 806 delegados era claro: hay cosas que no se pueden volver a repetir. Por eso la medida estrella de esta Asamblea fue la aprobación de un Código Ético y de Buen Gobierno.

Código Ético y reforma de los estatutos

"Es un Código muy necesario. Hemos de ser los primeros en dar ejemplo", ahondó Rosell, quien calificó como "fundamental" para el futuro de la organización empresarial el nuevo texto.

El nuevo Código Ético y de Buen Gobierno de la CEOE proclama que la imagen y reputación de la organización es "uno de sus activos más valiosos" y desarrolla toda una batería de prácticas para que ninguno de sus miembros --directivos, afiliados y empleados-- dañen su reputación y al mismo tiempo denuncien a aquel que pueda ponerla en entredicho.

Por otro lado, según informa Europa Press, el Código obliga a todo miembro a comunicar al presidente de la Comisión de Régimen Interno la apertura de "cualquier procedimiento judicial penal con trascendencia empresarial, poniendo a disposición de los órganos de Gobierno de CEOE su cargo hasta que se resuelva el asunto".

El Código Ético se aprobó a la búlgara, como casi todo en la Asamblea: callando y otorgando, pues Rosell preguntaba si se aprobaba determinado punto y si ninguno de los asistentes se pronunciaba en contra, se daba por aprobado. Además, Rosell asumió un segundo reto: la reforma de los estatutos de la CEOE. "El objetivo es adaptarnos a la realidad marcada por la crisis", dijo. Rosell reconoció que algunos puntos a reformar aún están en debate, pero sus ideas están muy claras: limitación de mandatos del presidente a dos, reducción del número de vicepresidentes, control de las cuentas a una auditoría externa,

Por último, la CEOE presentó sus cuentas definitivas de 2012 y presentó el presupuesto para este 2013. El año pasado la CEOE perdió 847.000 euros. Para este año espera lograr el "equilibrio financiero", con unos ingresos de 19,67 millones de euros.