Archivo de Público
Martes, 18 de Junio de 2013

Reanudada las reunión del G8 sin alcanzar un acuerdo sobre Siria

Los líderes reunidos en Irlanda abordarán el problema del pago de rescate por secuestros, el informe de la OCDE en el que se plantean soluciones para luchar contra la evasión fiscal y otros asuntos relacionados con el comercio o la transparencia.

PÚBLICO/EFE ·18/06/2013 - 12:37h

La canciller alemana, Angela Merkel; el presidente ruso, Vladímir Putin; el primer ministro británico, David Cameron; el presidente de EE.UU., Barack Obama; y de Francia, François Hollande, participan en la segunda reunión plenaria del G8 en Irlanda del Norte, 18 de junio de 2013. EFE/BEN STANSALL

La cumbre del Grupo de los Ocho (G8, países ricos y Rusia) ha sido reanudada en Irlanda del Norte para tratar de la lucha antiterrorista y la evasión fiscal, tras las intensas conversaciones del lunes sobre el conflicto en Siria. El hotel Lough Erne, junto a la localidad de Enniskillen es el escenario escogido para este encuentro, que arrancaba el martes a las 7:30 horas de la mañana.

Los líderes de Reino Unido, EEUU, Canadá, Alemania, Francia, Italia, Japón y Rusia abordarán el aumento de las actividades terroristas en el norte de África y el problema del pago de rescate por secuestros, a lo que se opone el Reino Unido. Además hablarán de transparencia, comercio e impuestos durante el almuerzo, al que ha asistirá el presidente de México, Enrique Peña Nieto, como invitado especial.

En esta cumbre el anfitrión, el primer ministro británico, David Cameron, quiere sacar adelante compromisos contra el fraude y evasión fiscal, ante el creciente escándalo por las estrategias que utilizan las multinacionales para evitar pagar impuestos en el país en el que operan a través de paraísos fiscales. En este sentido, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha resaltado la necesidad de "mejorar la gobernanza fiscal en todos los ámbitos" apuntando que esta cumbre "debe forjar una unidad de objetivos a un nivel global". Asimismo, durante la mañana del martes la OCDE ha remitido un informe a los mandatarios reunidos en el que subrayan los pasos necesarios para poner en marcha un efectivo sistema de intercambio de datos bancarios con el que intensificar la lucha contra la evasión fiscal. El documento de la OCDE señala que debido a que la evasión fiscal es un problema global, el modelo para combatirla también tiene que tener un alcance mundial, al tiempo que requiere de un proceso estandarizado que minimice los costes para las empresas y los gobiernos y mejore la efectividad.

También se espera algún comunicado sobre la situación en Siria. Los jefes de Estado o Gobierno del G8 harán esfuerzos para poner fin a la violencia en ese país pese a las diferencias entre Rusia -que apoya al régimen sirio- y Estados Unidos, partidario de armar a los rebeldes. Precisamente, los presidentes de EEUU, Barack Obama, y de Rusia, Vladímir Putin, celebraron ayer una reunión bilateral para buscar una salida a esta crisis, sin poder acercar sus posiciones. No obstante, los dos mandatarios reconocieron la necesidad de "encontrar puntos en común" para acabar con la violencia en el país árabe, que en dos años ha causado la muerte de 93.000 personas, así como varios millones de refugiados y de desplazados internos.

En la jornada de hoy, segunda y última de la cumbre, además del presidente de México, están invitados los primeros ministros irlandés y libio, Enda Kerry y Ali Zeidan, respectivamente. La cumbre terminará con una rueda de prensa del presidente de turno del G8, Cameron, prevista para las 14.30 GMT, seguida de las comparecencias del resto de líderes ante sus delegaciones.

Una valla de siete kilómetros y más de 8.000 policías protegen el encuentro, celebrado en el lujoso y aislado hotel de Lough Erne, al borde de un lago y entre verdes campos irlandeses.