Sábado, 6 de Octubre de 2007

George A. Romero retorna a sus raíces con su último film "Diary of the Dead"

EFE ·06/10/2007 - 19:33h

EFE - El director de cine George A. Romero, durante la presentación de su último film, "Diary of the Dead", hoy, en el Festival de Sitges. EFE

Uno de los grandes maestros mundiales del cine de terror, George A. Romero, ha presentado hoy en el festival de cine fantástico de Sitges su nueva película "Diary of the Dead", con la que regresa a sus raíces y muestra un mundo de muertos vivientes marcado por la explosión mediática.

Recibida al finalizar su pase en la sala de proyecciones con muchos aplausos, Romero ha explicado, a preguntas de los asistentes, que ha intentado con esta película independiente mostrar "la explosión mediática que estamos viviendo cada día", a la vez que ha reconocido utilizar a sus zombis para hacer un reflejo de la política o la sociedad actuales.

El también conocido como 'el rey del terror' empezó a trabajar en este "Diario de los muertos" a finales del año 2006, en Toronto (Canadá), ciudad en la que reside, y donde ha dicho que tiene más facilidades para rodar que en Estados Unidos, puesto que el Gobierno canadiense ofrece ayudas para los rodajes, mientras que el de su país de origen no.

Con un bajo presupuesto, un rodaje de apenas 23 días, y un elenco de actores desconocidos, Romero produce a sus 67 años una historia protagonizada por un grupo de jóvenes estudiantes de cine que ruedan una película en un bosque, donde descubren que la muerte ha cobrado vida.

Montados en una furgoneta, y sin dejar de filmar ni un minuto de lo que les ocurre, recorren las carreteras de Pensilvania (Estados Unidos) con el objetivo de llegar a sus hogares, pero después de algunos intentos se dan cuenta de que para ellos ya no queda ningún hogar real.

Con infinidad de guiños al espectador sobre hechos que ocurren en la actualidad y que tienen que ver con las guerras, con el uso de los medios de comunicación o las nuevas tecnologías, Romero ha aclarado, sin embargo, que es un "cínico" respecto a la idea de incluir cuestiones sociales en sus filmes y que vuelve al género de los zombis "por una mera cuestión económica".

"Todo el mundo está muy empeñado -ha proseguido- en encontrar lo que representan los zombis en mis películas y yo digo que para mí suponen un cambio revolucionario para unos humanos a los que les cuesta adaptarse a ellos, aunque sean seres muy honestos y predecibles".

Sobre el hecho de que estos zombis son muy parecidos, por sus limitaciones, a los que aparecían en la mítica "La noche de los muertos vivientes" (1968) y menos a los más agresivos que protagonizaban algunos de sus últimos filmes, George A. Romero ha considerado que también en ese aspecto su película "es una vuelta a los orígenes".

El hombre que dice haber crecido leyendo cómics y películas de terror muy básicas ha valorado muy positivamente esta experiencia y ha aseverado que la idea de trabajar con un bajo presupuesto y con actores desconocidos es algo que le gusta. "No sé -ha continuado- si mi próxima película seguirá esta línea, pero me gustaría".

George A. Romero, cuya vida como espectador se inició con "El ladrón de Bagdad" en una televisión de tubo, ha dicho, por otra parte, que no cree que los 'remakes' que se han hecho de algunos títulos suyos aporten "nada nuevo" y ha respondido que en caso de encontrarse ante una hecatombe provocada por muertos vivientes no sabe cómo actuaría, pero "sé que bajo ningún concepto acabaría disparándome a mí mismo".

Conocido por el gran público a finales de los años sesenta por "La noche de los muertos vivientes", este cineasta, de gruesas gafas negras y larga coleta blanca, también es el autor de "Martín" (1978), "Creepshow" (1982) o "La tierra de los muertos vivientes" (2005), aclamada por la crítica y uno de sus grandes éxitos en las taquillas.