Archivo de Público
Lunes, 17 de Junio de 2013

Fallece a los 67 años el entrenador de baloncesto Manel Comas

Padecía cáncer de pulmón desde septiembre de 2011. Reapareció esta temporada como comentarista en TVE pero volvió a recaer. Ganó una Copa de Europa, una Copa Korac y una Copa del Rey. En el último mes ha sido acusado de abusos a dos discapacitadas

J. Y. ·17/06/2013 - 14:57h

Manel Comas, en su presentación como técnico del Cajasol.

El exentrenador de baloncesto Manel Comas ha perdido la batalla contra el cáncer de pulmón que padecía y ha fallecido este lunes a los 67 años en Chicago. En septiembre de 2011 le diagnosticaron la enfermedad y en enero de 2012 anuncia que se retira momentáneamente como colaborador de TVE en las retransmisiones de la Liga Endesa para someterse al tratamiento.

Al inicio de la temporada que está a punto de terminar, Comas reaparece como habitual de TVE junto al narrador Arsenio Cañada y al exjugador Juanma López Iturriaga después de haber superado el cáncer. Sin embargo, hace unos meses volvió a recaer y tan solo había reaparecido para defenderse de la acusación de la Fiscalía contra él por supuestos abusos sexuales a dos jóvenes discapacitadas cuando en 2008 era entrenador del Cajasol de Sevilla.

Apodado el Sheriff por su fuerte carácter y su aspecto característico con pelo rubio largo y pronunciado bigote, Comas fue uno de los entrenadores que marcó el rumbo del baloncesto español en los años 80 y 90 y es el segundo entrenador con más victorias de la Liga ACB con 392, tan solo por detrás de Aito García Reneses.

Llégo a dirigir a once equipos diferentes pero sus mayores logros los consiguió en el banquillo del Joventut de Badalona, al que dirigió en dos etapas diferentes, en el CAI Zaragoza, al que también entrenó en dos períodos, y en el del Taugrés Vitoria. Con el conjunto vitoriano logró una Copa de Europa en 1996 y una Copas del Rey, en 1995. Con la Penya conquistó la Copa Korac de 1981. Y llegó a alcanzar la final de la Recopa de Europa en tres ocasiones, una con el CAI en 1991 y otras dos con el Taugres en 1994 y 1995.

Con motivo del fallecimiento de Comas en el quinto partido de la final de la Liga Endesa que se disputará el miércoles en el Palacio de Deportes y que decidirá al campeón entre el Real Madrid y el Barcelona Regal se guardará un minuto de silencio. Eduardo Portela, presidente de la ACB, ha destacado "el duro golpe del fallecimiento de una personal crucial en la historia del baloncesto y con un enorme carisma".

El tabaco

Comas siempre ha mantenido un espíritu optimista desde que el mismo día de su cumpleaños de 2011 le detectaron que sufría un cáncer de pulmón. No había sido, ni mucho menos, el mayor de los reveses que le daba la vida. Antes ya había tenido que ver cómo perdía a un hijo con 25 años. "Parece que le hemos podido al bicho. Estoy muy animado, tengo unas ganas de vivir tremendas", decía en octubre de 2012 después de recibir el alta médica y reincorporarse a las retransmisiones de TVE para ejercer de comentarista en la pasión de su vida, el baloncesto. 

Comas sabía que el tabaco había sido el culpable de la enfermedad y maldecía por ello aquel vicio que finalmente ha acabado con él. "Rozaba los tres paquetes de tabaco diarios. El que diga que no es una droga, miente. Hasta cuando estás enfermo tienes tentación de fumar. Le digo al que vaya encender un cigarro que lo apague".

Caso de abusos

En su último mes de vida se había visto envuelto en un escándalo sexual, ya que la Fiscalía de Sevilla le ha acusado de cometer abusos continuados contra dos jóvenes discapacitadas y pedía una condena de cinco años de cárcel. Los hechos denunciados se remontaban a 2008 cuando Comas fue técnico del Cajasol. En esa época, según el juzgado de instrucción número 5 de Sevilla, Comas consiguió atraer a una chica "con discapacidad psíquica consistente en inteligencia límite" y a otra de 15 años "con retraso mental madurativo ligero "prevaliéndose de la admiración que le profesaban las víctimas y de la diferencia de edad".  

En el mismo auto se señalaba que Comas abusó de ellas en varias ocasiones y les hizo tocamientos en los pechos, intentos de tocamiento en los genitales, besos en la boca y tocamientos obligados por parte de las víctimas en los genitales del imputado "manipulando su voluntad a través de regalos y pequeñas cantidades de dinero". Comas declaró que jamás había abusado de las chicas, que las conocía por ser grandes aficionadas al baloncesto y que si les había entregado dinero "era por pura conciencia social".