Archivo de Público
Sábado, 15 de Junio de 2013

Una gran soga para condenar la pena de muerte

El V Congreso Mundial contra la Pena Capital, celebrado en Madrid, cierra con una marcha y con un llamamiento para la abolición universal

PÚBLICO / EFE ·15/06/2013 - 17:11h

- EFE - Una procesión con personas unidas por una soga, en la plaza de Callao de Madrid, cierra simbólicamente el V Congreso Mundial contra la Pena de Muerte.

Una gran soga de esparto, portada por una cadena humana, ha puesto el broche final este sábado al V Congreso mundial contra la Pena de Muerte que se ha celebrado durante esta semana en Madrid y que ha concluido con la petición unánime de que la pena sea abolida universalmente tras una marcha por el centro de la capital. Han sido tres largos días de debates, testimonios estremecedores y presencias relevantes, durante los cuales diferentes países se han comprometido a avanzar hacia la abolición. El Congreso deja buen sabor de boca a sus organizadores, pese a la ausencia de los países clave: China, Irán y Estados Unidos.

Para el portavoz de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte, Kevin Miguel Rivera, este encuentro ha sido una plataforma "para educar a otros" y a ellos mismos, donde lo más positivo "es la riqueza de compartir opiniones" sobre un tema tan controvertido como la pena capital. "Aunque quizá sea el primer pensamiento que se te pase por la cabeza, no podemos argumentar que si alguien está a favor de la pena de muerte es también un asesino", reconoce, y precisa que "tenemos que estudiar más y dar más alternativas".

La directora adjunta del Congreso, Ariane Gresillon, ha comentado que la presencia de "ministros, líderes políticos, sociedad civil, medios, juristas y las ONG" ha provocado "el éxito" de que países "retencionistas" se hayan acercado a la postura abolicionista. Debido a la ausencia de representantes de algunos de los países más ejecutores del mundo, como China, Irán o EEUU, Gresillon ha explicado que "es muy difícil" que participen y ha hecho hincapié en que "el debate de la abolición está ahora mismo en el norte de África".

Desde la Plaza de Callao de Madrid, donde se ha celebrado la ceremonia de clausura del congreso a ritmo de batucada, el presidente de la Comisión Internacional Contra la Pena de Muerte, Federico Mayor Zaragoza, ha asegurado que se van a "redoblar los esfuerzos" en el caso de Pablo Ibar, el único español que se encuentra en el corredor de la muerte. Poco antes de que algunas de las personalidades que han asistido al Congreso de hicieran una foto junto a la gran soga de esparto, entre ellos el representante de la UE para los Derechos Humanos, Stavros Lambrinidis o la portavoz de la red de parlamentarios de Marruecos, el padre de Pablo Ibar -condenado a muerte en el año 2000 por un triple asesinato- ha comentado que es necesario luchar para abolir la pena de muerte porque es algo "inhumano".

Preguntado por el anuncio hecho por Mayor Zaragoza de que se van a "redoblar los esfuerzos" en este caso, el padre de Pablo Ibar ha dicho que espera que ello "sirva para avanzar un poco más" porque les "hace falta". A la pregunta sobre si es optimista en la resolución del caso de su hijo, ha comentado que lo que hace falta es "determinación de llegar a donde hay que llegar" porque "el optimismo puede llevar al chasco y el pesimismo te entrega". En este mismo sentido, el portavoz contra la Pena de Muerte Pablo Ibar, Andrés Krakenberger, ha señalado que ahora mismo el caso se encuentra en una fase de apelación ante el Tribunal Supremo de Florida, donde reclaman la anulación de la condena de muerte y la celebración de un nuevo juicio. Tras asegurar que existen numerosos indicios que confirman que Pablo Ibar no fue el que cometió el triple crimen, ha asegurado que las pruebas "claman al cielo" y van a "conseguir la puesta en libertad de Pablo".

Uno de los protagonistas en este congreso, por su propio testimonio, ha sido Joaquín Martínez, el primer español que salió del corredor de la muerte hace ya doce años. Hoy en declaraciones a los medios de comunicación, ha dicho que el anuncio de que se vayan a "redoblar los esfuerzos" en el caso de Ibar es "la mejor noticia" que podría recibir porque ha considerado que "ya es hora de que se haga algo más por todas las partes". Ha asegurado que tiene "muchas esperanzas con Pablo" y cree que "en algún momento, muy pronto" será puesto en libertad y podrá volver a España.

Las ONG tampoco han querido perderse esta oportunidad para denunciar la situación en los diferentes países "retencionistas" de la pena capital. Así, Amnistía Internacional, Comisión por la Paz o la Fundación Baltasar Garzón se han desplegado en el recinto y han compartido protagonismo con otras más pequeñas y menos populares como Taiwan Alliance, World Coalition o Salva a Anthony Mungin. Esta última lleva dos décadas informando sobre la situación de Anthony, un estadounidense que permanece desde 1993 en el corredor de la muerte en Florida por un crimen sobre el que él mantiene su inocencia. Asimismo, World Coalition celebra y expone la "victoria de Mumia Abu-Jamal", periodista y activista de EEUU sentenciado a pena de muerte, que finalmente fue conmutada por cadena perpetua. "El objetivo ahora -explica la organización- es pedir al Gobierno de EEUU la libertad de Mumia en un caso que se ha extendido demasiado en el tiempo y que es un abuso de los derechos fundamentales". 

El V Congreso contra la Pena de Muerte ha concluido con la petición de todos sus asistentes de la abolición de la pena que sigue vigente en el mundo árabe y en el africano, y en países como China y Estados Unidos. El alto comisionado para Naciones Unidas de los Derechos Humanos ha asegurado que es necesario conseguir una abolición universal porque cada vez que un estado ejecuta a un ciudadano "se destroza un trozo de nuestra propia dignidad" y ha pedido a todas las organizaciones no gubernamentales y a la sociedad civil que apoye la iniciativa para la abolición universal. Por su parte, la Premio Nobel de la Paz, la iraní Shirin Ebadi, ha mostrado su tristeza porque todavía existan en el mundo países que practican la pena de muerte y personas esperando a ser ejecutadas.