Archivo de Público
Domingo, 16 de Junio de 2013

Compañeros en Uruguay, enemigos en la calle

Luis Suárez y Cavani, la pareja de delanteros de Uruguay, se disputan ser el próximo 'nueve' del Madrid, donde sólo hay sitio para uno

ALFREDO VARONA ·16/06/2013 - 07:00h

Cavani y Luis Suárez celebran un gol con Uruguay hace unos días. PABLO PORCIUNCULA / AFP

En realidad, Cavani y Luis Suárez, los delanteros de Uruguay, tienen demasiados puntos en común. En un país de apenas tres millones de habitantes, han logrado cruzar el charco y triunfar como futbolistas en Europa. Son de la misma generación, la del 87. Tienen una enorme facilidad para el gol y ahora mismo comparten un sueño, el de fichar por el Real Madrid. Queda libre una plaza de delantero centro, los dos reúnen las facultades que se piden y el Madrid ha preguntado por ellos. Pero sólo es una plaza. Así que lo mismo que une a Cavani y a Luis Suárez también les separa: en el Madrid sólo hay sitio para uno y el momento es ahora para cualquiera de los dos por edad y madurez. Por eso el fútbol internacional se pregunta cómo podrá afectar esta situación, a su ego, a sus sueños, a su espíritu de colaboración, en la Copa Confederaciones que Uruguay inicia esta noche frente a España.

Son los contrastes del fútbol para dos jugadores que saben que esto es una moda y que la Copa Confederaciones, sin ser un Mundial, puede sentenciar su próximo destino. Luis Suárez tiene a su favor el precio. Cuesta 45 millones de euros que no son los 60 que el Nápoles pide por Cavani, un futbolista que llegó a San Paolo hace tres temporadas. Venía de jugar cuatro años en el Palermo, donde se acostumbró a hacer goles decisivos. Pero nada se parece a lo que ha logrado este año en la Serie A. Ha sido máximo goleador con 29 goles en 34 partidos, una cifra que en un campeonato como ése parece ciencia ficción. Pero en el Nápoles, donde se le apoda El Matador, ha encontrado una motivación infinita. "El napolitano es un hincha muy fiel a su ciudad y a su camiseta", dice. "Es algo muy exagerado; te encuentras con gente que dice 'te amo, eres todo para nosotros, eres nuestro sueño'".

Luis Suárez también es un futbolista de carácter. Un hombre difícil, como él mismo reconoce, quizá más famoso por culpa de alguna locura. La última fue la de morder en la oreja a Ivanovic, el jugador del Chelsea, lo que le provocó una sanción de 10 partidos e impidió lograr este año el título de máximo goleador de la Premier. Pero desde 2006, cuando llegó al Groningen holandés, ha sabido progresar. Antes de fichar por el Liverpool, estuvo cuatro años en el Ajax, donde logró 49 goles en una sola temporada (2009-10). Apodado El Caníbal, es cierto que ha tenido conflictos, pero aun así no hay forma de desacreditar a un delantero al que en Liverpool se adora. Por eso no son ajenos a sus sueños tal y como ha expresado su compañero Reina, el portero. "Tiene 26 años y es lógico que quiera pensar en un club en el que pueda ganar títulos".

Ahora o nunca

A día de hoy, el Liverpool no reúne esas condiciones, algo similar a lo que le ocurre a Cavani en Nápoles a pesar del fichaje de un entrenador tan ambicioso como Benítez. Pero lo cierto es que esto no es como en los años ochenta cuando Maradona hizo campeón al Nápoles. La pasión es parecida, sí. "Cada domingo hay más de 50.000 voces en el campo que nos motivan al recordar a Maradona". Pero Maradona sólo hubo uno. Y, aunque Cavani haya enamorado a toda la ciudad, el Nápoles nunca será lo mismo que el Madrid. Así que Luis, el padre del futbolista, se ha atrevido a decir lo que su hijo no puede decir por una cuestión de cortesía. "Él se debe a los hinchas del Nápoles, pero está claro que si aparece el Madrid no se le puede decir que no".

La tentación, por lo tanto, está ahí. La posibilidad, además, existe para los dos delanteros de Uruguay, que esta noche tendrán un escaparate perfecto, la propaganda idónea en la época más oportuna. El momento es ahora, a los 26 años, casi 27, para dos futbolistas que cruzaron el charco en el mismo año. Fue en 2006 cuando Cavani tiró para Italia (Palermo) y Luis Suárez para Holanda (Groningen). Entonces se pensaba que Luis Suárez siempre sería mejor que Cavani y la realidad es que en la selección su aportación, tanto en el título de la Copa de América 2011 como en las semifinales del Mundial de Sudáfrica 2010, fue muy superior. Pero ahora mismo se ha igualado todo, porque Cavani está intratable. Y el momento para fichar por el Madrid es ahora. Y si tienen alguna duda, Diego Forlán, su hermano mayor, se lo puede explicar. Él pudo fichar por el Madrid en 2009; no lo hizo y el tren ya no volvió a pasar.