Archivo de Público
Miércoles, 12 de Junio de 2013

El cierre de RTE hace tambalearse al Gobierno griego

Ni Pasok ni Dimar, los socios de Gobierno de Samaras, apoyan el desmantelamiento de la Radiotelevisión pública decretado ayer

PÚBLICO ·12/06/2013 - 16:41h

Andonis Samarás tiene un problema más allá de la troika. Sus socios de Gobierno, el Pasok y Izquierda Democratica (Dimar) se niegan a apoyar el cierre de RTE, la Radiotelevisión pública griega, que decretó el primer ministro conservador ayer. Ambas formaciones están intentando convencer al líder de la coalición para que dé marcha atrás y planee una estrategia diferente que no implique el desmantelamiento del ente público y el despido de sus 2.656 trabajadores.

Este miércoles, en pleno parón de periodistas y técnicos de las cadenas públicas y privadas, y con las dos huelgas convocadas por los sindicatos, transmitieron al Parlamento un borrador de ley que cancele el decreto publicado ayer en el BOE que da vía libre al cierre de empresas públicas como ERT.

Los socios de Samarás se encuentran muy decepcionados con la actitud del primer ministro ya que consideran, según recogen los medios griegos, que no han sido consultados lo suficiente antes de tomar la decisión, aunque el Pasok reconoció esta mañana que el tema surgió en una reunión entre Evangelos Venizelos, Fotis Kouvelis y el propio Samarás.

Los tres volverán a verse las caras este miércoles, aunque la estabilidad del Gobierno griego no pasa por su mejor momento. Según los socialistas los dos líderes se negaron a aceptar la propuesta. Un portavoz de Dimar fue más allá y sugirió al diario Kathimerini que "si el Gobierno fracasa por el cierre de RTE será culpa de Samarás". El diario, como la corresponsal de RTE en España Dora Makri, asegura que si la cosa va a más no habría que descartar la ruptura total y el adelanto de elecciones.

El Ejecutivo, tras la oposición al cierre de las cadenas públicas que están mostrando ciudadanos y partidos políticos, anunció esta mañana que la reapertura de la nueva ERT minimizada ─contará con 700 empleados en lugar de los actuales─ se haría en agosto.