Archivo de Público
Domingo, 16 de Junio de 2013

El último desafío de la leyenda de La Roja

España inicia este domingo en Brasil con dudas en el equipo titular su segundo intento por llevarse la Copa Confederaciones, el único torneo que le falta.

EDUARDO ORTEGA ·16/06/2013 - 07:00h

Los jugadores de España celebran un gol ante Haití en el amistoso de la semana pasada. EFE/Nahuel Roark

La consigna es clara y parece que la han aprendido, pero desde luego no es sencillo. La cura de humildad que Estados Unidos le dio hace cuatro años a España en Suráfrica probablemente sirvió para que La Roja ganase en 2010 el primer y único Mundial de su historia. La derrota a manos de los norteamericanos valió para bajar del pedestal a una selección que un año antes había triunfado por fin con la Eurocopa del gol de Torres y que se creía invulnerable. Pero eso cambió en Suráfrica. Y con esa humildad bien aprendida a golpes como este en la Copa Confederaciones de 2009, la selección entrenada por Del Bosque se convirtió en leyenda con el hito del Mundial en 2010 y la Eurocopa del verano pasado.

Y no es fácil, no, ir con la lección de la humildad aprendida cuando vienen de ganarlo todo y a casi todos, y cuando son la primera selección de la historia en lograr tres grandes torneos de manera consecutiva. No le queda otra en realidad a España, si no quiere volverse con las manos vacías de la Copa Confederaciones de Brasil, un torneo menor, de leve relevancia, pero de gran simbolismo para los de Del Bosque, puesto que es el único que falta.

Redondearía el círculo virtuoso de un grupo que ha ganado todo y que ha dado una lección futbolística en los últimos cinco años. Un círculo, y probablemente un ciclo que acabaría el verano que viene con el Mundial. Para conseguir el objetivo, el bloque es casi el mismo que ha asombrado al planeta en los últimos años, aunque con algunos matices. Sólo falta Xabi Alonso, pero hay dudas sobre el estado de ciertos pesos pesados de la plantilla.

El capitán, Casillas, ha vivido una temporada terrible con su lesión y el posterior ostracismo al que le condenó Mourinho. Una campaña tormentosa, y todo indica que no será el titular indiscutible en la Confederaciones que comienza hoy. Sobre algunos jugadores del Barcelona, que han formado la columna vertebral de los éxitos de España en estos años, también hay sombras. Es el caso de Pedro o Xavi, muy desgastados físicamente y que acabaron la temporada con los azulgranas prácticamente difuminados, muy lejos de su mejor versión.

La incertidumbre también rodea a Villa, muy cuestionado en el Barça y a punto de cerrar su salida, y por añadido al ataque de La Roja. El propio Del Bosque dejo claro hace unos días que no tiene ningún delantero centro de su agrado, que ninguno de los que va parece cumplir con lo que busca el salmantino. Ni el asturiano, ni Torres, ni Soldado. "Posiblemente por culpa nuestra no hemos encontrado ese delantero centro que nos gustase del todo. Han tenido oportunidades Negredo, Torres, Soldado, Villa y tampoco nos ha ilusionado del todo. Si tuviésemos un delantero centro en condiciones...''.

Italia, la tercera vía

Ni que decir tiene que, con Tahití, Nigeria y Uruguay como rivales, la única duda está en saber si los de Del Bosque pasarán como primeros o segundos de grupo. El duelo ante la celeste esta noche (00:00 horas, Telecinco) dirimirá esta cuestión y el verdadero nivel de España a estas alturas.

Neymar no está solo en Brasil: tiene a  hombres como Oscar, Hulk o Lucas Moura

La final soñada en 2009 y ahora es un España-Brasil, un acontecimiento futbolístico planetario, al que no acudió La Roja hace cuatro años pero sí la canarinha, que enlaza ya dos títulos consecutivos y busca, como anfitrión, lograr el cuarto. La verde-amarela no es sólo Neymar, aunque el reciente fichaje del Barça es su estrella. Está muy bien acompañado por hombres como Oscar, Hulk o Lucas Moura, formando una delantera potentísima.

Sólo Italia parece ser capaz de separar a brasileños y españoles de esa anhelada final. Los transalpinos llegaron a la final de la última Eurocopa con un juego alejado ya del catenaccio y un grupo joven llamado a ser uno de los equipos de moda en los próximos años. Pero un par de peldaños por debajo de Brasil y España, que sueña con llevarse su último reto en el horizonte.