Miércoles, 6 de Febrero de 2008

El escritor Andrés Neuman defiende el valor del mestizaje en la literatura

EFE ·06/02/2008 - 15:11h

EFE - El escritor de origen argentino aunque instalado en España desde hace 17 años Andrés Neuman defendió hoy la desclasificación de los literatos según su procedencia geográfica.

El escritor de origen argentino aunque instalado en España desde hace 17 años Andrés Neuman defendió hoy la desclasificación de los literatos según su procedencia geográfica, un tópico que se desvirtúa por el mestizaje lógico al que lleva el actual mundo globalizado.

Como ejemplo, además de él mismo o del autor peruano de origen japonés residente en Sevilla Fernado Iwasaki, puso a la escritora de origen marroquí Najat el Hachmi, recientemente galardonada por su novela escrita en catalán "L'últim patriarca" con el Premio de las Letras Catalanas Ramon Llull.

En un café-coloquio organizado por IPES, Neuman advirtió de que cada vez menos se va a poder dar la pregunta "¿Y tú de dónde eres?", lo que "también cambia el perfil de la literatura española y latinoamericana" por entender obsoleto el concepto.

En todo caso consideró que al desecharlo "no estamos perdiendo nada sino transformando algo, pues plantearlo en términos de pérdida supone que antes había algo y ahora no lo hay", cuando en realidad lo que existe es la aparición de otros conceptos, algo "que es también una identidad. Esa es mi identidad, la de tener un pie en cada sitio", dijo en referencia a España y a Argentina.

Esa circunstancia le aporta el poder sentirse extranjero en ambos países, pero también el poderse identificar con dos culturas, algo que también le aporta "poder ser comprensivo", de forma que "personalmente confío más en alguien que ha vivido varias realidades culturales en su infancia que en alguien que solo haya vivido una y haya crecido creyendo que era la única".

Por todo ello Neuman expresó su confianza en que este proceso de migraciones y convivencias "nos haga más conscientes de las posibilidades culturales de la sociedad".

En otro ámbito, el escritor reconoció que pese a estos cambios "aún queda muy en pie el modelo del escritor latinoamericano del 'boom', que pasaba por erigirse en portavoces de una esencia nacional".

Al respecto, también renegó de la actitud "de figura mesiánica y que sienta cátedra" que asumen otros escritores que se convierten en "gurús profesionales" y exponen sus opiniones políticas o sociales por encima de lectores y ciudadanos "como si éstos fueran feligreses".

También se refirió al género de microcuentos que ha caracterizado buena parte de su producción, pese a haber escrito también poesía y novela (la primera de ellas, "Bariloche", finalista del Premio Herralde), y apuntó a que tampoco en este campo hay conceptos puros, ya que "al igual que las chaquetas que en su composición tienen un porcentaje de lana y otro de acrílico, en un texto también se puede rastrear las huellas de otros géneros".