Miércoles, 6 de Febrero de 2008

Amnistía Internacional denuncia que el Gobierno ha ejercido la "censura previa" en un anuncio

El presidente de la organización declara que el Ministerio de Industria "obstaculiza desde hace ocho meses" la emisión de un spot

EUROPA PRESS ·06/02/2008 - 10:57h

 

El presidente de Amnistía Internacional (AI) España, Esteban Beltrán, denunció hoy que el Gobierno, a través del Ministerio de Industria y Comercio, está "obstaculizando desde hace ocho meses" la emisión del anuncio de la organización titulado El poder de tu voz, porque "en una decisión equivocada e injusta" ha considerado que "los artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos son publicidad política".

El spot es un montaje audiovisual que muestra a distintos líderes políticos como Fidel Castro o George W. Bush hablando en público. Su voz está doblada por otra en castellano que declama un artículo de la citada Declaración Universal. En concreto, el líder cubano parece pronunciarse sobre la libertad de movimiento y el estadounidense, sobre el derecho a no sufrir malos tratos o torturas.

Beltrán, que compareció en rueda de prensa con el abogado de la organización, Jon Zabala, explicó que en junio de 2007 solicitó a Industria que concediera al spot una exención de cómputo para que pudiera ser emitido de forma gratuita por las televisiones de ámbito nacional sin que contabilizara en el cupo de publicidad.

Para ello, el ministerio concede al anuncio la certificación de interés público o carácter benéfico.

En este caso, según denuncia la organización, Industria denegó el permiso por considerar, por un lado, "que los derechos humanos no pueden defenderse generando controversia o mediante la crítica política" y, por otro, "que el anuncio constituye publicidad política y, por tanto prohibida y sancionable con multas que pueden ascender a 300.000 euros".

"Censura previa" 

"Si [el ministerio] cuestiona que pueda ser de utilidad pública la Declaración Universal de Derechos Humanos en su 60º aniversario, (que se cumple este año), es muy preocupante", apostilló Beltrán, tras denunciar que la actuación del Gobierno en este caso es "censura previa porque ha impedido que se emita y amenaza con una multa a los medios de comunicación que lo hagan".

"Si Industria no rectifica, acudiremos a los tribunales"

Sin embargo, apuntó el responsable de AI, Industria "aún está a tiempo de rectificar" su decisión y conceder la exención de cupo al spot, porque, prosiguió, "si no lo hace, acudiremos a los tribunales". Esto ya se hizo anteriormente, cuando en 2002 el Gobierno denegó el permiso a otra campaña de la organización que denunciaba agresiones racistas por parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. En la actualidad, aquella decisión está pendiente de pronunciamiento por parte del Tribunal Supremo.

Industria lo niega 

Por su parte, el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha rechazado "rotundamente" las acusaciones de AI.

A través de un comunicado, Industria explica que denegó la exención del cómputo para este anuncio y advierte que esta situación "no impide que Amnistía Internacional emita dicho anuncio en las cadenas que lo deseen".

El departamento de Joan Clos "niega que exista ningún tipo de censura" y apunta que sólo se puede otorgar la exención de cómputo a campañas que afecten "al colectivo de todos los ciudadanos", poniendo como ejemplo las dirigidas a favor de determinados hábitos alimenticios o sanitarios, el respeto a las normas de tráfico o la promoción de los derechos humanos.

"No ha habido ningún tipo de censura"

En el caso del citado anuncio, el informe de Industria recoge la imposibilidad de calificar de neutras o de carácter benéfico campañas en la que se ataque a grupos políticos, religiosos profesinales, cualesquiera que sean los principios o valores en que digan basarse los promotores de las mismas.

A su juicio, el anuncio de AI "no se limita a difundir y promover los derechos humanos", sino que también atribuye su violación a líderes políticos internacionales. Así, Industria indica que se trata de "una crítica política, que puede ser compartida o no, pero que se sale del campo de los anuncios objeto de una especial protección para entrar en otro que es el de la publicidad política".