Archivo de Público
Viernes, 7 de Junio de 2013

Duelo de colosos antes de tiempo

Nadal y Djokovic se miden hoy en unas semifinales de Roland Garros con sabor a final. Todos los números y precedentes, a favor del balear

EDUARDO ORTEGA ·07/06/2013 - 07:00h

Nadal, durante el partido contra Fognini. REUTERS/Stephane Mahe

Él sigue estando ahí. Sin embargo, su viejo compañero de fatigas hace ya algún tiempo que dejó paso al nuevo archirival. Un coloso serbio que ha arrollado en el último año y medio para ser el indiscutible número uno mundial. Con Federer dando síntomas de agotamiento, Nadal y Djokovic son ya desde hace años la nueva extraña pareja. El partido clásico más moderno. El serbio ha sustituido al suizo, mientras Nadal continúa inamovible. Y más en París. La ciudad capital para el balear. La que le encumbró y en la que puede volver a reinar este fin de semana si vence hoy a Nole en semifinales de Roland Garros (13:00 horas) y el domingo en la final.

El Duelo, con mayúsculas, es en realidad una final anticipada con permiso de Ferrer y Tsonga -la otra semifinal-, algo que preocupaba a la organización del torneo galo, pero inevitable por los siete meses de baja de Nadal por la lesión en su rodilla izquierda, que le colocaron en el mismo lado del cuadro del serbio.  

El balear parece ya casi totalmente recuperado de su dolencia, y lo demuestra siendo el mejor del año con seis títulos. Y con un juego que ha ido de menos a más, tras los sustos de las dos primeras rondas hasta acabar con Wawrinka en cuartos casi sin despeinarse. No es, no obstante, la mejor versión del manacorí, pero se va acercando poco a poco.

Tampoco está en su mejor momento Djokovic, que el miércoles ante el incombustible Haas cedió más de lo esperado. Tiene ante sí el mayor reto posible: vencer a Nadal en tierra a cinco sets y en París para poder lograr su primer título en la ciudad del Sena y el Grand Slam. El precedente de Montecarlo este año, no obstante, juega a su favor. Allí rompió la magnífica racha de ocho años de imatibillidad del zurdo, una muestra de que ha reducido la distancia que les separa en arcilla. Aunque ese camino entre ambos aún es largo en tierra.

¿Favoritos?

Pese a esa mejora, el serbio cede todo el favoritismo a Nadal, que cuenta con un 19-15 a su favor en el global y 12-3 en tierra batida. "Necesito empezar bien, lo sé. Todo tendrá que funcionar en armonía, todo tendrá que estar sincronizado. Tengo un gran reto frente a mí y estoy preparado. Necesito estar intenso desde el principio y mantener mi mejor nivel durante todo el partido", dijo el miércoles tras acabar con Haas.  

Nadal: "Juego contra el mejor del mundo, tendré que jugar a mi mejor nivel"

Un aspecto, el del favoritismo, que no le preocupa en absoluto -"un bledo", más bien- al balear. "Es lo último en lo que pienso. Sé que voy a jugar contra el mejor del mundo. Desde hace mucho tiempo tiene muy buenos resultados, voy a tener que encontrar mi ritmo, y jugar a mi mejor nivel", argumentó hace dos días.

Nadal saltará a una soleada Philippe Chatrier para certificar que está de vuelta y agrandar aún más su leyenda sobre París. Con siete Roland Garros, está a una victoria de igualar el récord de Vilas y Federer. El tótem serbio es el penúltimo obstáculo.