Archivo de Público
Jueves, 6 de Junio de 2013

Las riadas centroeuropeas dejan ya 18 muertos

Tras los estragos causados en Alemania, Austria y Eslovaquia, comienzan las evacuaciones en Hungría por riesgo de inundación

EFE ·06/06/2013 - 18:55h

- EFE - Vista de una vivienda inundada en la localidad de Deggendorf, en Baviera.

Al menos 18 personas han muerto a raíz de las intensas lluvias y riadas que desde el viernes azotan a Centroeuropa y, aunque en algunas de las regiones más afectadas la alarma comienza a bajar, otras están aún a la espera de lo peor.

En Alemania, la situación adquiere un dramático cariz pues, además de todas las áreas que ya han quedado anegadas, como gran parte de Baviera, ahora se espera que la crecida de los ríos alcance también el norte del país. Las previsiones apuntan a que los ríos Elba, Spree y Neisse aumentarán considerablemente su caudal el próximo fin de semana, sobre todo en Baja Sajonia y Brandenburgo, de modo que la situación de los días siguientes aún puede ser crítica.

Mientras tanto, en Baviera el panorama sigue siendo complejo. Si bien los niveles de las aguas bajaron sensiblemente, los trabajos de limpieza y reparación de daños son farragosos, pese a los miles de voluntarios y efectivos que están colaborando. La canciller alemana, Angela Merkel, ha prometido incrementar las ayudas a los damnificados por las inundaciones en su segunda visita a las zonas afectadas y después de que el martes anunciase ya una partida de 100 millones de euros en ayuda urgente.

El Ministerio de Salud checo ha advertido de que las riadas podían causar enfermedades infecciosas en la población

En la República Checa, más de 7.000 hogares continuaban hoy privados de electricidad, gas y calefacción debido a las riadas. En torno a medio centenar de localidades se han visto total o parcialmente anegadas en la zona de Bohemia noroccidental. La región de Usti nad Labem, situada junto a la frontera con Alemania, es una de las más afectadas de este país, y sigue en estado de emergencia. Aquí, el nivel del río Elba alcanzó esta madrugada su "punto crítico", con un caudal de hasta 10,7 metros.

Más de 11.000 personas tuvieran que ser desalojadas en las últimas horas. Hay pronósticos de que aquí el Elba siga subiendo hasta alcanzar su nivel máximo, de 11,5 metros. El Ministerio de Salud checo advirtió hoy de que las riadas podían causar enfermedades infecciosas en la población, y preparó las reservas de vacunas contra el tétanos y contra la ictericia de tipo A y B.

Por otro lado, en Austria, el número de fallecidos que han causado las inundaciones ascendió hoy a cuatro, después de hallarse en la región de Vorarlberg los cuerpos sin vida de dos personas aparentemente ahogadas, que se suman a las muertes de otros dos hombres en Salzburgo y Vorarlberg, informó la agencia APA.

En el estado federado de Baja Austria, más de 250 bomberos y numerosos voluntarios transportaban esta mañana sacos de arena para proteger y fortalecer una barrera en el Danubio que el agua amenaza con sobrepasar. Aunque en la mayor parte del territorio alpino los caudales están bajando lenta y paulatinamente, la situación sigue tensa porque muchos diques, completamente empapados y ablandados, amenazan con ceder a la presión del agua.

En Austria, el número de fallecidos que han causado las inundaciones ascendió hoy a cuatro

En otros países como Eslovaquia las autoridades han decidido aumentar el número de efectivos para que vigilen las zonas más críticas de los desbordamientos. El nivel del Danubio en Bratislava se situaba esta mañana en torno a los 10,24 metros, según la agencia eslovaca TASR. A pesar de que ya están anegadas algunas áreas urbanas, como el Jardín Botánico o la parte inferior de la Universidad Comenius, los responsables públicos aseguran que la capital debería poder resistir, con las medidas de protección, la subida de las aguas.

El Danubio, que con sus 2.857 kilómetros es el segundo río más largo de Europa (después del Volga), no solo ha causado estragos en Alemania, Austria y Eslovaquia. En Hungría, por ejemplo, han comenzado las evacuaciones en varias localidades situadas en la rivera del mismo y unas 250 personas se vieron afectadas. El Gobierno magiar ha movilizado al Ejército para que, junto miles de voluntarios, se avance en las tareas de prevención.

También han sonado las alarmas en Rumanía, el último país por el que fluye el Danubio antes de desembocar en el Mar Negro, ante el riesgo de inundaciones durante la semana que viene. Según advirtió hoy el Ministerio rumano de Medio Ambiente en un comunicado, los pronósticos apuntan a que entre el 13 y 15 de junio el caudal del Danubio superará las llamadas "cotas de defensa", es decir, el nivel a partir del cual el río se desborda.