Archivo de Público
Miércoles, 5 de Junio de 2013

Fallece la mujer agredida por el falso maestro shaolín

Se encontraba en coma desde el pasado domingo. Juan Carlos Aguilar, asesino confeso de otra mujer de 40 años, ingresa en prisión

AGENCIAS ·05/06/2013 - 13:14h

La mujer que fue agredida el domingo en un gimnasio de Bilbao, supuestamente por el falso maestro shaolín Juan Carlos Aguilar, ha fallecido este miércoles a las 12.35 horas, según han informado fuentes del Hospital de Basurto. La víctima ingresó en coma tras la agresión y, desde entonces, permaneció en la Unidad de Reanimación del centro. Su estado empeoró este martes y en las últimas horas no había experimentado variación.

Agentes de la Ertzaintza hallaron a la mujer, identificada como Maureen Ada Otuya, de 29 años y natural de Nigeria, maniatada y amordazada en el citado centro deportivo. Al parecer, el varón, que fue posteriormente detenido y que ha confesado haber asesinado a otra mujer, la llevó en contra de su voluntad al local, según denunció un testigo que alertó a la policía, y la agredió en su interior. Los agentes que llegaron al lugar tuvieron que tirar la puerta abajo para acceder al recinto. De momento no se sabe cómo contactó Ada con su agresor, aunque la vivienda en la que tenía alquilada una habitación está cerca del domicilio de Aguilar, a unos 300 metros de distancia.

El juez encargado del caso ha decretado el ingreso en prisión de Aguilar, de 47 años, acusado de asesinar a dos mujeres, Ada y Jenny Sofía Rebollo, colombiana de 40 años con dos hijos que, supuestamente, el experto en artes marciales descuartizó la pasada semana. El presunto asesino, que ha declarado en las dependencias judiciales esta mañana casi a la misma hora que se certificaba el fallecimiento de la joven nigeriana, ya se encuentra dentro de la cárcel.

En el registro del gimnasio y del domicilio del agresor se encontraron restos humanos dentro de bolsas de plástico que pertenecían a la primera víctima. Las huellas dactilares facilitaron la identificación de la mujer colombiana, ya que la Policía autonómica vasca las tenía en su archivos tras haberla identificado hace años por resistencia a la autoridad. En el interrogatorio en comisaria, Aguilar confesó que "creía" haber matado a una mujer, aunque añadió estar "confuso" al respecto.

El fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro, ha declarado que el presunto asesino será condenado "claramente" a penas que superan los treinta años de prisión. Preguntado qué pasaría si el acusado alega trastornos mentales, el fiscal ha dicho que eso sería un atenuante, pero ha insistido en que aunque es una opinión prematura, aunque eso se admitiera en todo caso esta persona "tendría que estar privada de libertad durante un periodo muy prolongado, más de veinte años seguro".

Las muestras de rechazo por estas muertes han continuado hoy, como la protagonizada por un grupo de amigas de Ada, que se han acercado al hospital bilbaíno tras enterarse de su muerte y han reclamado que "se haga justicia". Unas cien personas, entre las que figuraban representantes políticos e institucionales, se han concentrado en las escalinatas de acceso al Ayuntamiento de Bilbao. 

Juan Carlos Aguilar apareció en radios, periódicos y televisiones en el año 1997 presentándose como el primer maestro Shaolín occidental, algo que el Templo Shaolín de España ha negado, puesto que no poseía ninguna graduación oficial ni estaba autorizado por el Templo de Henan (China).