Archivo de Público
Miércoles, 5 de Junio de 2013

El Ejército sirio recupera el control de la ciudad estratégica de Al Qusair

Las fuerzas regulares apoyadas por Hizbolá logran imponerse, tras más de dos semanas de intensos combates que dejan cientos de muertos, civiles y combatientes. 

PÚBLICO / AGENCIAS ·05/06/2013 - 11:04h

STRINGER-REUTERS

Las fuerzas conjuntas del Ejército sirio y el partido-milicia chií libanés Hizbolá se han hecho con el control de la estratégica ciudad de Qusair, próxima a la frontera con Líbano, después de más de dos semanas de intensos combates con los rebeldes que han causado cientos de muertos, entre combatientes y civiles, según han informado fuentes de ambos bandos.

En un comunicado, el Ejército de Al Asad aseguró que "La victoria de Al Qusair es un mensaje claro de que lucharemos para derrotar a los terroristas en cualquier rincón del país"."Nuestras heroicas Fuerzas Armadas han devuelto la seguridad y la estabilidad a toda la ciudad de Qusair", ha informado la televisión estatal a primeras horas de la mañana.Poco después, los propios rebeldes confirmaron en un comunicado su retirada de Qusair. "A la vista del fuerte arsenal (del enemigo), de la falta de suministros y de la descarada intervención de Hizbolá , decenas de combatientes han protegido la retaguardia y han asegurado la retirada de sus compañeros junto a los civiles", han indicado los rebeldes en un comunicado remitido a Reuters.

Después de seis semanas de sitio, el régimen sirio lanzó el pasado 19 de mayo una ofensiva para recuperar Qusair. Con más de 20.000 habitantes, y en poder de los rebeldes desde hacía casi un año, se encuentra en un importante corredor en la provincia de Homs (centro) que comunica Damasco con las localidades costeras mayoritariamente alauíes, una secta surgida del chiísmo a la que pertenece el presidente sirio, Bashar al Assad.

Es crucial mantener abierto un paso entre el valle del Bekaa y la costa, en el caso de que caiga Damasco.

Para las fuerzas gubernamentales resulta crucial mantener abierto un paso entre el valle del Bekaa y la costa del Mediterráneo, en el caso de que caiga Damasco, que en las últimas semanas ha sido objeto del asedio rebelde. "Quien controle Qusair controla el centro del país, y quien controle el centro del país controla toda Siria", ha declarado el general de brigada Yahya Suleiman a la cadena de televisión Mayadeen, con sede en Beirut.

Fuentes de seguridad próximas al Gobierno han indicado que los militares ya controlan la mayor parte de la ciudad, pero siguen rastreando los barrios del norte, donde los rebeldes se habían atrincherado en los últimos días. Las mismas fuentes han asegurado que las fuerzas de Al Assad han abierto una ruta de escape hacia la aldea de Debaa y hacia la localidad fronteriza libanesa de Arsal para animar a los insurgentes a salir de Qusair.

Hizbolá

Por su parte, un combatiente de Hizbolá ha informado a Reuters de que las fuerzas afines al régimen se han hecho con la ciudad tras una rápida ofensiva nocturna. "Hemos lanzado un ataque sorpresa repentino en las primeras horas y hemos entrado en la ciudad, y ellos han escapado", ha explicado. Los rebeldes se han llevado sus armas consigo y han huido a la aldea de Debaa, que permanece bajo su control, ha añadido el combatiente de Hezbolá.

La oposición acusa al Ejército de contar con la ayuda de Hizbolá y de "elementos iraníes".

La oposición siria ha acusado a las tropas de Asad de contar con el apoyo sobre el terreno del partido-milicia chií libanés Hizbolá y de "elementos iraníes", una injerencia extranjera que ya ha sido condenada por la comunidad internaciona, en un enfrentamiento que se ha prolongado durante más de dos años, y en la que Cruz Roja Internacional acusa a ambas partes del conflicto de violar los derechos humanos.

Defensas antimisiles rusas S-300

El presidente Putin declaró ayer al término de la cumbre UE-Rusia celebrada en Ekaterimburgo, que el contrato para la entrega de misiles de defensa aérea S-300 a Siria "aún no se ha materializado" y, por tanto, los misiles todavía no han llegado al país árabe, no sin recalcar que la venta de armas rusas a Siria "se ajusta plenamente al marco del Derecho Internacional" y que "el contrato fue firmado hace años, pero aún no se ha materializado".

Los misiles de fabricación rusa S-300 pueden atacar simultáneamente hasta doce objetivos situados a 200 kilómetros de distancia y a 27 kilómetros de altura.Estados Unidos, Francia e Israel, entre otros países, han pedido públicamente a Rusia que no entregue los misiles a Siria. Sin embargo, Moscú, aliado tradicional de Damasco, ha defendido el envío de estos equipos, especialmente después de que la Unión Europea abriese la puerta a la entrega de armas a la oposición siria y, según fuentes del Ministerio de Defensa ruso, tras la decisión de la OTAN de desplegar sistemas Patriot en la frontera entre Turquía y Siria.

Reunión de la ONU en Ginebra

Ginebra es el escenario escogido por la ONU para reunirse hoy, 5 de junio, en una jornada preparatoria de la conferencia internacional para Siria incluida en la iniciativa de Rusia y Estados Unidos que busca una solución diplomática al conflicto en el país árabe.

El representante especial conjunto de la Organización y la Liga Árabe, Lakhar Brahimi y el secretario general adjunto para Asuntos Políticos, Jeffrey Feltman estarán presentes en esta reunión, que según ha explicado el portavoz de Naciones Unidas en Nueva York, Eduardo del Buey, tiene el objetivo de sentar las bases para el diálogo entre las partes.