Archivo de Público
Miércoles, 5 de Junio de 2013

Gallardón cede ante el Supremo y elimina la figura del "comisario político"

El vicepresidente del alto tribunal será un magistrado en activo y no compaginará el mismo cargo en el Consejo del Poder Judicial, del que además no tendrá que ser vocal

ANDRÉS MUÑIZ ·05/06/2013 - 07:56h

Mariano Rajoy y Alberto Ruiz Gallardón, en la sesión de este martes en el Senado/Efe

Alberto Ruiz-Gallardón se ha visto obligado a ceder a la indignación de la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo por lo que consideraban un intento de colocarles un 'comisario político' como vicepresidente de la institución. El ministro de Justicia ha propiciado el enésimo retoque al proyecto de ley, ahora en el Senado, y ha establecido una figura única de vicepresidente (no lo será también del Consejo General del Poder Judicial), que será un magistrado del Supremo en activo y a quien no se exigirá ser vocal del CGPJ.

La solución del conflicto se ha introducido en las enmiendas del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, donde se encuentra la tramitación del proyecto, y supone la desaparición de la figura del vicepresidente del Consejo del Poder Judicial, existente ininterrumpidamente desde el primer Consejo, que funcionó a partir de 1980, aunque no está mencionado de forma expresa en la Constitución.

La creación del conflicto, por su parte, se fraguó en el Congreso, donde, también vía enmiendas del PP, se estableció que uno de los vocales del Consejo sería elegido vicepresidente, tanto del CGPJ como del Supremo, un cargo del que podía ser cesado por el presidente de la institución, y a quien se dotaba de amplias competencias tanto en el Consejo como en el alto tribunal.

En el Supremo, presidiría las salas de conflictos de jurisdicción y de competencias, y por delegación del presidente podría presidir la Sala del artículo 61 --la que ilegalizó en su día Batasuna--, tener funciones inspectoras en el alto tribunal y asumir la dirección del Gabinete Técnico --que asiste a los magistrados en la confección de las sentencias--.

En el alto tribunal esos cambios sonaron a un intento de colocarles un 'comisario político', ya que el vicepresidente debía ser uno de los vocales del Consejo, designados por el Parlamento, con ciertas características --como el rango de magistrado del Supremo--, lo que podría permitir al Gobierno 'cocinar' con carácter previo su designación.

El PP en el Senado ha dado la vuelta por completo a lo aprobado hace apenas un mes en el Congreso. Así, vuelve a modificar el artículo 589 de la ley orgánica del Poder Judicial, para la "adecuación del precepto a la nueva regulación del cargo de Vicepresidente que lo será sólo del Tribunal Supremo", según señala en la justificación de las enmiendas.

"En coherencia con dicha previsión, se establece que la propuesta que realiza el Presidente (para elegir vicepresidente) lo sea entre Magistrados del Tribunal Supremo, sin que se exija, en consecuencia, la condición de Vocal del Consejo para ocupar dicho puesto", añade el PP. Además, deberán estar en servicio activo, y reunir los requisitos para ser presidente de Sala del tribunal. 

Por otra parte, se atribuye la competencia para el cese del vicepresidente no al presidente del Consejo y del Supremo, como quedó reflejado en el Congreso, sino al Pleno del CGPJ, que es el mismo órgano que tiene la competencia para proceder a su nombramiento. Ese cese deberá ser aprobado por los tres quintos del Consejo por causas justificadas.

También sufre el vicepresidente una importante reducción de sus competencias. Ya no se prevé que presida las salas de conflictos de jurisdicción y de competencias, y su cometido será prestar al presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial "la colaboración necesaria para el adecuado cumplimiento de sus funciones. A estos efectos, le sustituirá en los supuestos de vacante, ausencia, enfermedad u otro motivo legítimo".

Sí se mantiene que pueda ejercer, por delegación del presidente, "la superior dirección del Gabinete Técnico de este Alto Tribunal, así como todas aquellas funciones que el Presidente le delegue expresamente mediando causa justificada".

Por otro lado, el vicepresidente será miembro nato de la Sala de Gobierno de dicho Tribunal y le corresponderá proponer a ésta y al Presidente "la adopción de aquellas decisiones orientadas a garantizar el correcto funcionamiento del Tribunal Supremo, así como velar por la exacta ejecución de los acuerdos adoptados por la Sala de Gobierno".

Al desaparecer la figura del vicepresidente del Consejo del Poder Judicial, también se suprime la previsión de que fuera quien presidiera las comisiones de Asuntos Económicos y de Igualdad del CGPJ.

Por otro lado, el PP del Senado ha presentado una enmienda que incluye una disposición transitoria en la ley, para lograr que la próxima renovación del CGPJ, prevista para septiembre, se haga de acuerdo a la reforma y no con la ley anterior. La justificación: "Evitar dudas interpretativas que pudiesen surgir".

Los miembros de la Mesa y portavoces de la Comisión de Justicia del Senado se reunirán este miércoles para establecer el calendario de la tramitación del proyecto, contra el que se han presentado seis enmiendas de totalidad (veto, en la terminología de la Cámara alta), es decir, que piden la devolución íntegra del texto al Gobierno por discrepar de forma completa. Los autores de estas enmiendas son el grupo Socialista, el del PNV, IU, ERC, y los miembros de la Entesa (dos enmiendas).