Archivo de Público
Martes, 4 de Junio de 2013

Golpe a la Camorra en España con 30 detenciones

Policía y Carabinieri despliegan una vasta operación contra la mafia napolitana. Se han realizado más de 100 arrestos entre España e Italia. El juez Velasco pedirá la entrega del capo de los Polverino para juzgarle

PÚBLICO/EP ·04/06/2013 - 16:13h

Giuseppe Polverino, máximo jefe del clan que lleva su nombre, junto a su novia en el chalé de Coma-Ruga, en una de sus últimas fotografrías, exclusiva de Publico.es

Una operación conjunta entre la Guardia Civil y los Carabinieri italianos ha acabado con la detención de más de 100 personas por su implicación con la Camorra napolitana. Una treintena de los arrestos se han llevado a cabo en diferentes zonas del Sur y el Levante español. Todos serían miembros del clan de los Polverino, que ya sufrió un duro golpe el pasado año cuando fueron detenidos en Jerez de la Frontera el capo Giuseppe Polverino, conocido como O barone, y su mano derecha, Raffaele Vallefuoco. Para el primero, el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco pedirá su traslado a España de manera temporal para juzgarlo.

Las cifras de la macrooperación están aún por concretarse ya que las fuerzas de seguridad continúan con los registros. En su fase española, la Guardia Civil ha practicado una veintena de registros en diferentes provincias españolas como Cádiz, Tarragona, Málaga y Castellón. Todos estarían relacionados con el clan Polverino, considerado el más peligroso de la Camorra napolitana y el único con lazos con la mafia siciliana, y las acusaciones varían entre el narcotráfico, el blanqueo de dinero y la extorsión. 

Las autoridades italianas celebraron por todo lo alto la detención de O barone el año pasado. Giuseppe Polverino, de 53 años, estaba en la lista de las 30 personas más buscadas en Italia y se encontraba huido desde 2006. Las investigacinens apuntan a que la conexión camorrista en España servía para abastecer de hachís a sus zonas de influencia en el sur de Italia y blanquear dinero sobre todo a través del negocio inmobiliario. La caída de Polverino se consideró en la práctica la sentencia de muerte del clan ya que en las redadas del año pasado se les secuestraron bienes por valor de 1.000 millones de euros.

Vallefuoco ejercía de mano derecha y se encargaba de la introducción y transporte de droga hasta Italia. Estas detenciones, junto con las de Domenico Verde y Fabio Allegro en 2009, supusieron un golpe fundamental para el descabezamiento del clan y el desmantelamiento de las tres redes que operaban en España.

Precisamente hoy, el juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, ha comunicado que remitirá en los próximos días a las autoridades italianas una comisión rogatoria en el marco de la investigación de la operación Laurel VIII para solicitar la entrega temporal de O Barone para que sea juzgado.