Archivo de Público
Lunes, 3 de Junio de 2013

Un incendio en un matadero deja un centenar de muertos en China

Cuando se inició el fuego, había más de 300 personas trabajando en la fábrica

AGENCIAS ·03/06/2013 - 12:00h

Al menos 119 personas han muerto y otras 54 han resultado heridas en el incendio que se ha declarado en un matadero avícola de la ciudad de Mishaze, en la provincia de Jilin, en el noreste de China, según ha informado la agencia oficial Xinhua. 

Cuando el fuego se inició en la fábrica, más de 300 personas trabajaban en su interior, de las cuales unas cien lograron escapar, a pesar de que la puerta de la planta estaba cerrada. El incendio se registró a las 6:06 de la mañana hora local (22:06 GMT), en un matadero de aves de la compañía, de propiedad de la firma Jilin Baoyuanfeng.

"Comencé a trabajar a las 6.00 horas junto con otros 100 trabajadores en mi taller. Hay dos talleres en la fábrica ", ha declarado una de las trabajadoras, Wang Fengya, de 44 años, que ha resultado herida en el incendio. "Poco después, alguien gritó '¡corred!' y rápidamente corrimos hacia la salida, que se encontraba a unos 40 metros de mi puesto de trabajo. De repente, las luces se apagaron y la planta se quedó a oscuras", ha añadido.

"De repente, las luces se apagaron y la planta se quedó a oscuras", relata una trabajadora herida

La complicada estructura interior del matadero en que se declaró el incendio y la estrechez de las salidas han añadido dificultades a las labores de rescate. Los equipos de emergencia están trabajando en el lugar del incidente y aún se desconoce el número exacto de personas que quedaron atrapadas en el matadero.

Las autoridades locales han abierto una investigación para determinar las causas del incendio. Establecida en septiembre de 2009, la compañía Jilin Baoyuanfeng tiene 1.200 empleados y anualmente produce 67.000 toneladas de productos avícolas.

China cuenta con un negro historial en materia de seguridad anti-incendios. Las salidas de incendios suelen estar bloqueadas y las regulaciones son fácilmente sorteadas por los dueños de fábricas y locales públicos mediante el pago de sobornos a las autoridades.

Un total de 44 personas fallecieron en 2008 en una discoteca de Shenzhen (en la frontera con Hong Kong) a causa de un incendio, tras el cual fue detenido un alto mando policial por aceptar sobornos para autorizar la apertura de local sin licencia. Uno de los peores desastres se produjo a finales de 2000, cuando 309 obreros de la construcción murieron a causa de un incendio en una discoteca de un centro comercial de la ciudad de Luoyang (centro).