Sábado, 6 de Octubre de 2007

Miles de activistas protestan en Londres contra la represión de Birmania

EFE ·06/10/2007 - 18:53h

EFE - Un grupo de monjes, durante la manifestación que ha tenido lugar hoy en Londres para protestar contra la represión en Birmania. EFE

Ataviados con bandas rojas en la cabeza, miles de manifestantes recorrieron hoy el centro de Londres para protestar contra la represión a la que la Junta Militar birmana ha sometido a los monjes budistas que piden la democracia y recordar a las autoridades de ese país que "el mundo las está observando".

En una marcha coordinada por la organización Amnistía Internacional y por la Campaña por Birmania en el Reino Unido, unos 10.000 activistas, según datos de la agencia local de noticias Press Association (PA), mostraron su apoyo desde la capital británica ante la situación de crisis que se vive en Birmania (Myanmar).

Con los lazos rojos en señal de solidaridad con los monjes budistas que piden en Birmania el fin del régimen militar, los manifestantes comenzaron su protesta en la galería de arte Tate Britain para continuar hacia la plaza de Trafalgar, donde se llevó a cabo un mitin en el que intervinieron, entre otros, Irene Khan, la Secretaria General de AI.

Esta organización pro Derechos Humanos considera que al menos 1.000 personas han sido detenidas tan sólo en Rangún desde que la Junta Militar decidiera disolver las protestas de forma violenta, y que son "muchos más" de diez los muertos a consecuencia de esa intervención.

En su marcha, los activistas hicieron una parada en el número 10 de Downing Street, residencia y despacho oficial del primer ministro británico, Gordon Brown, donde anudaron lazos rojos a las puertas de entrada.

Como parte de la manifestación, un grupo de monjes procedentes de la comunidad birmana en Londres arrojaron pétalos de flores al río Támesis para mostrar así su solidaridad con los activistas pacíficos que se encuentran en su país sometidos al régimen represivo.

Irene Khan subrayó que eran necesarios "los accesos, los grupos de derechos humanos y observadores para averiguar cuál es la verdadera historia" en Birmania.

Otro de los presentes, el ex prisionero político birmano Myo Thein, miembro de la Campaña para Birmania en el Reino Unido y organizador del evento, señaló a los medios británicos que los actos "están diseñados para mostrar a la gente de Birmania que estamos con ellos y a los militares que estamos observando sus movimientos".

Además, Thein añadió que con las marchas confiaban en "obligar al gobierno británico a hacer más para exigir el final de la represión militar birmana y conseguir que intervenga el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas".

El mitin concluyó con los cánticos de unos 20 monjes que clamaban: "Birmania, Birmania, libre, libre".

Por su parte, tras reunirse esta mañana en Downing Street con varios activistas y dos monjes budistas birmanos para hablar de la crisis, Gordon Brown admitía que el gobierno británico cree que se han producido "muchos más asesinatos" de los que el régimen birmano ha reconocido, así como "agresiones terribles contra los monjes".

El primer ministro apuntó, además, que temía que el número de desaparecidos en Birmania podría cifrarse en "miles" y habló de la existencia de "evidencia sólida" para creer que muchos de esos desaparecidos podrían encontrarse bajo detención.

Además, Brown recordó a la comunidad birmana que "el mundo entero está observando".

El régimen militar de Myanmar se aferra al poder tras dos décadas de esporádica presión internacional.

La Junta Militar no daba hoy señales de ceder ante la ofensiva diplomática emprendida por Naciones Unidas ante la violenta represión de las manifestaciones en favor de la democracia.

Por su parte, EEUU ha amenazado con presentar un conjunto de sanciones a la Junta Militar de Birmania (Myanmar) en el Consejo de Seguridad de la ONU, si ese país no responde a la presión internacional para que cese la represión de las protestas en favor de la democracia.