Martes, 5 de Febrero de 2008

El egiptólogo Hawass muestra a la Reina un nuevo hallazgo de una tumba del Imperio Medio

EFE ·05/02/2008 - 19:12h

EFE - La reina Sofía junto al egiptólogo Zahi Hawass, durante la visita que realizó a Sakara donde vio, por primera vez, la pirámide escalonada, la estructura de piedra más antigua del mundo.

La Reina de España conoció hoy en la necrópolis de Sakara, de mano del egiptólogo Zahi Hawass, el nuevo descubrimiento de la base de una pirámide con una cámara mortuoria que podría corresponder a un faraón del Imperio Medio.

Doña Sofía contempló estas excavaciones en su visita a Sakara donde vio también, por primera vez, la pirámide escalonada, la estructura de piedra más antigua del mundo.

"Me ha impresionado", dijo Doña Sofía a los medios españoles que siguen la visita de Estado de los Reyes a Egipto.

Al salir del interior de la pirámide, donde vio el foso con la cámara mortuoria del faraón Zoser, la Reina comentó que era diferente a las pirámides de Giza, en las cercanías de El Cairo.

Respecto a las nuevas excavaciones que le mostró Hawass, Doña Sofía se mostró impresionada por todas las riquezas arqueológicas "que todavía hay por descubrir".

"No tenemos tiempo de verlo todo", lamentó la Reina, gran aficionada a la arqueología, materia que incluso estudió en su juventud.

Las nuevas excavaciones han encontrado la base de una pirámide y, bajo tierra, la cámara mortuoria que empezarán a descubrir este año cuando derriben unas construcciones de los trabajadores del recinto que están en la superficie.

La Reina también entró en la tumba de Nefer, una cantante de la corte del faraón Unas, de la V dinastía del Imperio Antiguo, en el año 2.400 a.c.

Estas tumbas forman parte de la necrópolis de Sakara de la antigua ciudad de Menfis, al sur de El Cairo, una joya arqueológica que todavía oculta incontables tumbas de los diferentes imperios que gobernaron Egipto a lo largo de 3.000 años de historia.

Hawass, secretario general del Consejo de Antigüedades, órgano encargado de proteger las riquezas del país, le explicó a la Reina, e incluso le dibujó en la arena, un plano de la pirámide escalonada, construida como tumba del faraón Zoser (2.650 años a.c) por el arquitecto y médico Imhotep.

Adorado como un semidiós, Imhotep comenzó, como era tradición, construyendo una mastaba o pirámide truncada a la que fue añadiendo otras seis, una encima de otra hasta alcanzar los sesenta metros de altura.

Hecha en piedra, ahora desgastada por la erosión, alberga a 28 metros de profundidad la cámara funeraria de Zoser, que tenía una bóveda con ricos relieves de estrellas de cinco puntas para que el faraón, según las creencias, pudiera ascender al firmamento a pesar de que estuviera sellada con un gran bloque de granito de más de tres toneladas.

Las entrañas de la pirámide son un laberinto de pozos, cámaras mortuorias, almacenes y galerías de casi seis kilómetros. A su alrededor surgen otras galerías donde eran enterrados príncipes y princesas.

Doña Sofía también recorrió las salas del Museo de Sakara, inaugurado hace dos años y que muestra figuras egipcias bien conservadas y dos momias, además de restos arquitectónicos.

Tras esta visita, la Reina ha regresado a El Cairo para asistir con Don Juan Carlos al Palacio de Heliópolis, donde el presidente egipcio, Hosni Mubarak, les recibirá con honores militares antes de ofrecerles un almuerzo oficial.