Martes, 5 de Febrero de 2008

Se busca detective

RAFAEL ADAMUZ ·05/02/2008 - 22:22h

Se han cumplido más de tres semanas sin Mari Luz Cortés, la niña de 5 años que fue vista por última vez el pasado 13 de enero tras comprar en un quiosco de golosinas en el extrarradio de Huelva. Su padre, Juan José Cortés, anuncia que pronto contratará los servicios de una agencia de detectives.

¿Sigue abierta la hipótesis de la furgoneta blanca?
Sí,el vehículo que según una testigo aparcó delante de la asociación de vecinos y se llevó la niña.

Parece que fue un padre que recogía a su propia hija.
Quizá, pero hasta ahora nadie ha reivindicado ese gesto.

También se investiga una persona localizada en Granada con antecedentes por delitos con menores y a cuya casa fueron el mismo día de la desaparición.
Sí, sabíamos que huía por una historia parecida. Pensamos "éste se la ha cruzado, la ha subido a su casa y..." Queríamos ver si la niña estaba dentro.

La hipótesis del secuestro le permite ser más optimista.
Claro. Si lo quieren es dinero, sólo tienen que ponerse en contacto con nosotros.

En las últimas horas ha dicho que "es el momento más oportuno" para ofrecer una recompensa. ¿Por qué?
Se han agotado los plazos para resolver un secuestro por la vía rápida, entre 24 y 48 horas.

También ha creado una cuenta para contratar detectives privados.
Sí. Pensé que si esto se alargaba no podría pagar los gastos. Si se soluciona pronto donaremos lo recaudado o crearemos una fundación.

¿Se ha iniciado ya alguna investigación privada?
No, pero ya hay contactos con una agencia para completar la investigación policial. Cuantas más manos, mejor.

Hay similitudes con el caso Madeleine. ¿Se han puesto en contacto los McCann?
Hablamos con sus detectives. Les dije que la única relación que puede haber es la proximidad geográfica. A mi hija se la llevaron de la calle y a Madeleine de su propia casa.

¿Cree en un final feliz?
No es que lo crea, es que lo tengo que creer como padre.Me preocupa que un desquiciado haya encontrado a mi hija. Si eso se descarta, queda la esperanza de que algún día me llamen.